Gorka Villar utilizaba a su padre para conseguir contratos en su despacho

Utilizaron la selección española, vigente campeona del mundo en ese momento, en beneficio propio. Gorka Villar, hijo del presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, consiguió que su padre obligara a la empresa organizadora de los partidos de la selección a aceptar a la selección de Corea del Sur como rival de España en un partido amistoso en 2012.