Los yihadistas buscaban una masacre contra “los cruzados” de Al Andalus

Los terroristas de la célula yihadista de los atentados de Barcelona y Cambrils planeaban “una acción terrorista de gran envergadura” que se vio truncada por la explosión de su base operativa, la casa de Alcanar (Tarragona), donde la preparaban. El suceso les obligó a cambiar de estrategia e improvisar el atropello masivo de la Rambla, que acabó con la vida de 13 personas, y el del Cambrils en el que murió una más.