Una compañía teatral española cambia las tablas por una cárcel de mujeres en Bolivia

  • La Paz, 21 abr (EFE).- La compañía española "Teatro del Duende" cambiará mañana las tablas escénicas por una cárcel de mujeres en Bolivia donde presentará una obra que relata la historia de dos reclusas de distinta clase social "condenadas a encontrarse y a entenderse".

Una compañía teatral española cambia las tablas por una cárcel de mujeres en Bolivia

Una compañía teatral española cambia las tablas por una cárcel de mujeres en Bolivia

La Paz, 21 abr (EFE).- La compañía española "Teatro del Duende" cambiará mañana las tablas escénicas por una cárcel de mujeres en Bolivia donde presentará una obra que relata la historia de dos reclusas de distinta clase social "condenadas a encontrarse y a entenderse".

Este elenco madrileño, que ha hecho tres presentaciones en el país suramericano en los festivales de teatro de La Paz y Santa Cruz, presentará mañana en el penal paceño de Obrajes la pieza "Dile a mi hija que me fui de viaje" de la francesa de origen egipcio Denis Chalem.

De lo ficticio a lo real, la obra pondrá "cara a cara" los mundos distantes de sus protagonistas: el de Carolina, una mujer que llega a la cárcel por malversación de fondos y tráfico de influencias, a la que da vida Marta Belaustegui, y el de Dominique -Marina Andina-, que lleva siete años en prisión por un delito de sangre.

La tercera actriz, Cristina Goyanes, interpreta a cuatro personajes que "representan al sistema carcelario y el poder: cómo es la disciplina carcelaria, los ruidos constantes en una cárcel donde nunca hay silencio y no se puede descansar", explicó a Efe la actriz y fundadora de la compañía Marta Belaustegui.

"De los cuatro espectáculos que vamos a hacer en Bolivia el de la cárcel es el que nos conmueve y nos moviliza más", afirmó el director de la compañía, Jesús Salgado, al señalar que el montaje en el penal será "un intercambio de sensaciones y emociones muy importante entre la parte artística y la parte real del público".

"Lo estamos esperando todos y hablamos constantemente sobre cómo va a ser, qué va a pasar, cómo reaccionarán", aseguró el director de este montaje, que tras dos años de representaciones con éxito de crítica y público en España sale por primera vez al extranjero.

"Es una responsabilidad enorme enfrentarse a un personaje real de lo que tu interpretas; siempre como actriz hay una responsabilidad increíble", dijo al respecto Goyanes que prometió que su elenco ofrecerá un espectáculo "con mucha generosidad".

La actriz apuntó que los personajes a los que interpretan "no son victimistas pero hacen una crítica importante", por lo que se mostró convencida de que muchas de las presas que verán el espectáculo "estarán muy de acuerdo con la crítica" que se hace desde el escenario.

Goyanes describe a su personaje, Carolina, como una mujer que se ha movido siempre en el mundo de la elite y que no es muy bien recibida cuando llega al ambiente carcelario.

"Tiene que empezar a comunicarse de otra manera y poco a poco lo va consiguiendo y de sus grandes secretos y mentiras va apareciendo la verdad de su personaje que en realidad es una mujer estupenda", resaltó.

Por su parte, Marina Andina, explicó que en el momento en que su personaje Dominique, una mujer muy hermética y acostumbrada al ambiente carcelario, se encuentra con Carolina, no la recibe bien "pero se va creando un vínculo entre ellas y se va desvelando los secretos" de ambas.

Las cuatro carcelarias representan a cuatro maneras diferentes de vivir y trabajar en la cárcel: desde la típica funcionaria de prisiones que lleva toda la vida en ese trabajo, hasta una carcelaria que ejerce un gran abuso de poder sobre las reclusas, explicó Goyanes.

La actriz también interpretará a una carcelaria y revolucionaria y a una que intenta ayudar a las presas en todo lo posible y finalmente deja el trabajo porque la situación le supera.

"Son muchas intervenciones y muy cortitas, lo que es un reto para una actriz y un trabajo muy interesante", subrayó.

Además de los cambios que experimenten las actrices por representar la obra en una cárcel, la modificación más importante de la pieza es que no se podrá introducir "la parte mágica que tiene que ver con la iluminación y las proyecciones en una pantalla" durante la función porque se hará a la luz del día, explicó Salgado.