Concluye una nueva jornada de búsqueda de posible fosa de Lorca sin indicios de restos óseos


GRANADA|

El equipo multidisciplinar que trabaja desde hace varias semanas en Alfacar (Granada) en la búsqueda de la posible fosa común en la que podrían estar los restos del poeta Federico García Lorca, fusilado en agosto de 1936 junto al maestro republicano Dióscoro Galindo y los banderilleros anarquistas Francisco Galadí y Joaquín Arcollas, ha concluido su trabajo durante este miércoles sin indicios de restos óseos, si bien continuará con los sondeos este jueves.

Así lo ha indicado a Europa Press el coordinador de los trabajos que se desarrollan en Alfacar, Miguel Caballero, que ha detallado que los sondeos se han realizado manualmente por los arqueólogos y técnicos utilizando también una máquina excavadora giratoria de pequeño tamaño con la que seguirán trabajando este jueves en lo que se considera una semana clave para conocer "definitivamente" si hay avances en la zona en la que se busca.

Los expertos habían descartado previamente la existencia de restos humanos en dos de los tres pozos detectados, en la línea de lo apuntado por los testimonios recabados por Caballero, y han concentrado sus esfuerzos en la tercera de las manchas halladas en el terreno en la que más probabilidad habría de encontrar posibles restos óseos de la época.

Los expertos trabajan en un espacio ubicado frente al cortijo de Los Llanos de Corvera, conocido también como cortijo 'Pepino', en la carretera que va de Víznar a Alfacar.

En ese entorno, en el Peñón del Colorado, se sitúa el camino de acceso al campo de instrucción por donde, según los testimonios publicados por el periodista Eduardo Molina Fajardo y el investigador Miguel Caballero, dieron sus últimos pasos Lorca y los que fueron fusilados junto a él en agosto de 1936: el maestro republicano Dióscoro Galindo y los banderilleros anarquistas Francisco Galadí y Joaquín Arcollas.

En el margen izquierdo de este sendero es donde los expertos han hallado evidencias de la posible existencia de tres pozos que se excavaron inicialmente para captar agua de la acequia de Aynadamar y pudieron ser usados luego como fosas comunes en aquellos días de la Guerra Civil.

Los expertos han detectado concretamente tres zonas con una coloración más oscura que podrían corresponder con estos pozos, a uno de los cuales se cree que pudieron ser arrojados los cuerpos de Lorca y los que fueron asesinados junto a él. Durante los trabajos también se ha confirmado la existencia de un cauce antiguo de agua épocas geológicas anteriores y restos de munición.

Esta zona también ha sido señalada como "la más propicia" por parte del general Nestares, que está asesorando al equipo. Se trata del hijo del que fuera capitán José María Nestares Cuéllar, jefe del frente de Víznar cuando fue asesinato Lorca.

En 1977 el general Nestares visitó el paraje del Peñón del Colorado junto a los supuestos asesinos de Lorca y según su testimonio le marcaron allí el lugar de su enterramiento, el cual ha trasladado al arqueólogo Javier Navarro y a su equipo.

Además, un dibujo encargado por el periodista Eduardo Molina Fajardo, que investigó sobre la ubicación de la fosa, muestra el lugar de los pozos, que, por la imagen, pueden situarse en esta zona del terreno.

En la zona, en la tarde del pasado martes, apareció la vaina de un fusil ruso tipo Mosin-Nagant que se solía utilizar en la época de la Guerra Civil.

El pasado 5 de octubre ya aparecieron en la zona restos de una bala que, tras un primer análisis, se identificaron como correspondiente a un calibre para arma larga --como un fusil, mosquetón o carabina-- o para una arma corta del calibre que empleaban las pistolas de la guardia de asalto, de modelo Astra 902.

Para trabajar en el Peñón del Colorado ha habido que proceder durante días, con una pala de gran tamaño, al vaciado del material aportado para la construcción de un campo de fútbol a finales de los noventa si bien, una vez llegados al terreno original, los expertos se han encontrado con las alteraciones derivadas de un circuito de motocross que data de 1991.

A ello se suma que el cortijo 'Pepino' ha sido ampliado, lo que ha dificultado situar las referencias que pudiera tener el general Nestares.