Arqueólogos buscan tumba de Cleopatra en Egipto

Por Will Rasmussen

ALEJANDRIA, Egipto (Reuters) - En lo alto de una colina con vista al Mar Mediterráneo, enterrados a gran profundidad bajo la piedra caliza de un templo de la diosa Isis, es posible que se encuentren los restos de la Reina Cleopatra, según arqueólogos.

La tumba de la reina egipcia nunca ha sido hallada pero unos arqueólogos están descubriendo más pruebas de que los sacerdotes de Cleopatra llevaron su cuerpo al templo tras su suicidio, donde podría yacer junto con su amante Marco Antonio.

"Este podría ser el descubrimiento más importante del siglo XXI", dijo el domingo a periodistas Zahi Hawass, jefe de arqueología de Egipto, en una visita al templo. "Este es el lugar perfecto para ocultarlos", sostuvo.

Arqueólogos de Egipto y de República Dominicana planean comenzar a excavar en busca de la tumba de Cleopatra este mismo año.

Investigadores han descubierto por radar que podría haber tres cámaras a una profundidad de 20 metros bajo la roca. Los historiadores creen, basados en el escritor romano Plutarco, que Marco Antonio y Cleopatra fueron enterrados juntos.

Kathleen Martínez, una académica de República Dominicana que fue pionera de la teoría de que Cleopatra podría estar enterrada en el templo, piensa que una de las cámaras podría contener los restos de la famosa pareja.

Si Martínez, de 40 años, y su equipo, que ha estado trabajando en el sitio durante tres años, hallan cuerpos debajo de la roca, buscarán tablillas que lleven el nombre de Cleopatra o una corona que indique la identidad de alguna momia.

El cuerpo de Antonio, dijo Martínez, aún podría estar adornado con el uniforme romano del antiguo general.

La excavación, sin embargo, podría ser pospuesta hasta el otoño boreal por razones de seguridad, dado que el templo tiene vistas a una casa mediterránea de verano del presidente egipcio, Hosni Mubarak.

Arqueólogos descubrieron esta semana un cementerio cerca del templo que contiene momias, un indicativo del entierro de miembros de la realeza alrededor del templo.

Los arqueólogos previamente habían pasado por alto al templo - que fue construido por Ptolomeo II cerca del 300 antes de Cristo - enfocándose en cambio en un sitio de entierro en Alejandría sumergido bajo el mar tras un seísmo en el siglo VIII, dijo Martínez.