Descubren un "tesoro" de monedas y un 'crismón' del obispo Marciano en las catas del Patio de Banderas

Galindo asegura que la instalación de una cripta es sólo "un supuesto" y respetaría "la fisonomía" de la plaza

SEVILLA, 18 (EUROPA PRESS)

Las excavaciones arqueológicas impulsadas por el Patronato del Real Alcázar en el Patio de Banderas para continuar las catas antaño realizadas por Manuel Bendala Galán y Miguel Ángel Tabales han supuesto el descubrimiento de un "pequeño tesoro" de ocho o nueve monedas contenidas en un ladrillo sellado además con el 'crismón' o monograma del obispo Marciano, quien ejerció su mandato en el siglo VII después de Cristo, además de vestigios arquitectónicos de los siglos V y VI que refuerzan la idea de que este espacio albergó una basílica.

En una entrevista concedida a Europa Press, el alcaide del Real Alcázar, Antonio Rodríguez Galindo, explicó que estas excavaciones arqueológicas arrancaron el pasado 16 de febrero con la apertura de un primer sondeo en el sector septentrional del área de albero del Patio de Banderas, donde ya en 1976 el arqueólogo Manuel Bendala Galán había descubierto unos restos arquitectónicos de época medieval atribuidos a una basílica paleocristiana.

Los trabajos del equipo de arqueólogos, que a día de hoy continúan adelante, han permitido identificar a una cota de varios metros de profundidad bajo el nivel del suelo restos de muros de edificaciones del primer siglo después de Cristo, cuando este espacio pertenecía a la antigua Hispalis romana. Siguiendo los estratos identificados por los arqueólogos, se han descubierto "restos" de una edificación de ladrillos datada entre los siglos V y VI después de Cristo que los expertos relacionan con una posible estructura religiosa de tipo basilical, precisamente la tesis antaño defendida por Manuel Bendala Galán.

Entre estos restos, según explicó Rodríguez Galindo, los arqueólogos han rescatado "un pequeño tesoro", un ladrillo marcado con el "sello" o 'crismón' del obispo Marciano que guardaba en su interior entre "ocho o nueve" monedas de la época, dado que este obispo sucesor de Fulgencio ejerció su mandato hacia el siglo VII después de Cristo. "Parece confirmarse que había un edificio religioso", dijo el alcaide en cuanto a la naturaleza de los vestigios.

VESTIGIOS ISLÁMICOS

Siguiendo la estela cronológica del subsuelo del Patio de Banderas, los arqueólogos han rescatado de la tierra elementos arquitectónicos que arrancan desde el siglo XI, ya en plena ocupación musulmana y se mantienen hasta principios del siglo XIII, con la antigua medina de Isbiliya como epicentro del dominio almohade. De esta época, en el subsuelo se han hallado vestigios de una calle y dos fachadas laterales, además de un sistema de saneamiento, una batería de letrinas y una alcantarilla cubierta por losas de piedra caliza.

Rodríguez Galindo celebró estos hallazgos dada su incorporación al patrimonio sevillano y al conocimiento del legado histórico de la ciudad, aclarando que la construcción de una cripta arqueológica en el Patio de Banderas constituye actualmente sólo "un supuesto" ligado a "que los expertos determinen que lo que aparezca tenga suficiente entidad" para su conservación 'in situ'. "Quizá no se haga, pero si se hace, respetaría la fisonomía de la plaza", dijo en cuanto a la discutida cripta arqueológica.