El Museo Paleontológico de la Universidad de Zaragoza celebra sus 25 años con una exposición sobre paleobotánica

ZARAGOZA, 23 (EUROPA PRESS)

El Museo Paleontológico de la Universidad de Zaragoza celebra sus 25 años con la organización de una exposición temporal dedicada a la paleobotánica, la primera muestra sobre este tema que se celebra en Aragón, y que se presenta bajo el titulo 'Plantas fósiles del Cretácico aragonés'.

La muestra, que se inaugurará el lunes, 25 de mayo, a las 20.15 horas, podrá visitarse en la sala 'Lucas Mallada' del Museo Paleotonlógico de la Universidad de Zaragoza hasta el próximo 31 de octubre, informó la institución académica en un comunicado.

Las plantas fósiles expuestas proceden de diversos yacimientos del Cretácico Inferior de Aragón, en concreto de la provincia de Teruel. Se trata de materiales únicos, de hace entre 100 y 110 millones de años, y "excepcionales" tanto por su novedad científica como por sus posibilidades didácticas, afirmaron las mismas fuentes, que recalcaron su "excelente" estado de conservación y que son "piezas únicas" del patrimonio aragonés.

En la muestra, organizada por el Museo Paleontológico de la Universidad de Zaragoza en colaboración con la Sociedad de Amigos de Museo Paleotonlógico de esta misma universidad, destacan los frondes de helechos fósiles y las hojas de angiospermas acuáticas, una de las más antiguas que se conocen en el mundo, indicaron las mismas fuentes.

Otra de las curiosidades que se podrán observar en esta exposición son los fósiles de hojas de angiospermas o plantas con flores, las más antiguas recogidas en la Comunidad autónoma, que han sufrido ataques de insectos, con lo que los expertos pueden comprobar la interacción entre plantas e insectos hace unos 110 millones de años, agregaron.

Además, se podrán ver fósiles de coníferas en los que todavía se reconocen las cutículas de las hojas perfectamente conservadas y una pieza fosilizada 'in situ', después de que hace cien millones de años una avalancha de agua enterrara esta planta que se encontró en el mismo lugar donde nació y creció y que ahora puede observarse en una vitrina del Museo Paleontológico de la Universidad de Zaragoza.