Estudian el gasto "ineficaz" empleado en la construcción de la Real Armada Española

SEVILLA, 17 (EUROPA PRESS)

Un equipo de investigadores internacionales, encabezados por el profesor de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla Juan Marchena, ha iniciado un estudio para desentrañar las razones que llevaron a la Real Hacienda española a la gestión "ineficaz" del dinero empleado en la construcción de la Real Armada durante los siglos XVII y XVIII, con el objetivo de mantener la hegemonía y control sobre las colonias americanas.

A través de este trabajo, denominado 'Apogeo y crisis de la Real Armada. 1750-1820', se analizarán desde la construcción naval hasta la vida cotidiana en la Armada española a fines del siglo XVIII, pasando por el análisis de los cuadernos de bitácora, la formación de las tripulaciones, el estado de los apostaderos en América o la ciencia y técnicas desarrolladas por la marina española hasta la Guerra de Independencia, informó la UPO en una nota.

"Desde 1750, la inversión más importante de la monarquía fue construir una gran armada capaz de competir con la británica y la francesa, para lo que empleó decenas de millones de pesos en un proceso que llevó a la construcción de más de dos centenares de navíos y fragatas en un tiempo récord, pero también a disponer de arsenales y astilleros altamente tecnificados", apuntó el investigador Juan Marchena a Andalucía Investiga.

Según dijo, este gasto supuso, junto a la suma destinada al ejército, cerca del 70 por ciento del gasto de una monarquía que se encontraba en su mejor momento de bonanza fiscal, según estimaciones del estudio, gracias sobre todo a los ingresos americanos.

Sin embargo, esta inversión no sirvió para garantizar a España el dominio del mar, señalando Marchena que "el enorme coste de los barcos retrajo a los distintos ministros de la Marina a movilizar la flota con asiduidad, permaneciendo la mayor parte de su vida amarrada en el puerto".

Una prueba de esto se encuentra en la información que aportan los cuadernos de bitácora estudiados hasta el momento por Juan Marchena, y que recogen, entre otras cosas, dónde estuvo cada barco, cuántos días navegó, o quién lo gobernó. De este análisis se extraen detalles como que, mientras hubo barcos que con 30 años de servicio llegaron a navegar sólo 200 días, generalmente a distancias muy cortas, hubo unos pocos que fueron sobreexplotados durante la Guerra de Independencia de América, cruzando en muchas ocasiones el Atlántico.

En este trabajo, financiado como Proyecto de Excelencia por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa con 368.000 euros, participa un equipo multidisciplinar encabezado por Marchena y formado por 20 investigadores de las universidades de Murcia, Politécnica de Madrid, Santiago de Compostela, UNED, Texas Tech, Pablo de Olavide, Queen's University de Montreal, y otros centros de investigación de Ecuador, México, Venezuela y Uruguay, con la colaboración empresarial de Mapfre y Navantia.