La Comisión de Patrimonio autoriza las nuevas excavaciones del dolmen de Montelirio

SEVILLA, 15 (EUROPA PRESS)

La Comisión provincial de Patrimonio Histórico ha informado hoy favorablemente sobre las nuevas excavaciones promovidas por la Consejería de Cultura en el dolmen de Montelirio, enclavado en Castilleja de Guzmán (Sevilla) y declarado Bien de Interés Cultural (BIC). Estas excavaciones estarán a cargo de los arqueólogos Álvaro Fernández, Vicente Aycart y José Luis Escacena, quienes gozarán de un presupuesto de 300.000 euros para desentrañar el pasado de este monumento funerario cuyo origen se remonta al menos al periodo comprendido entre los años 2.500 y 2.300 antes de Cristo.

En un comunicado, la Delegación provincial de la Consejería de Cultura informó del visto bueno otorgado por dicho organismo a estas excavaciones arqueológicas que completarán a la campaña de catas e investigaciones realizada en la primavera de 2007 y saldada con el descubrimiento de los restos óseos de 16 personas, 4.000 cuentas de collar y otros restos de ajuar.

Las nuevas excavaciones arqueológicas agotarán la investigación de las cámaras funerarias y profundizarán en el conocimiento del tramo de pasillo existente entre esas cámaras y el atrio ya excavado. Igualmente, se pretende completar la localización y excavación del anillo perimetral del complejo funerario, proponiéndose para ello la realización de dos sondeos a modo de zanjas perpendiculares a la cámara, uno con orientación norte y otro oeste. De este modo, con la localización y delimitación del pasillo y el corte sur de la campaña anterior, se podrá delimitar la forma y planta del monumento.

Las nuevas actuaciones en este enclave histórico se enmarcan en el plan de la Dirección General de Bienes Culturales de la Junta de Andalucía de declarar como Bien de Interés Cultural (BIC), con la tipología de Zona Arqueológica, los asentamientos prehistóricos y dólmenes de Valencina de la Concepción y Castilleja de Guzmán.

Según la nueva Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía, aprobada en noviembre de 2007 por la Cámara andaluz, la nueva figura de la 'Zona Arqueológica' define aquellos "espacios claramente determinados en que se presuma fundamentalmente la existencia de restos arqueológicos de interés y se considere necesario adoptar medidas precautorias", lo que obliga a conservar 'in situ' hallazgos como los tholos o inhumaciones descubiertas en el Plan Parcial número cuatro de Castilleja de Guzmán, donde se había proyectado un geriátrico y una gran superficie comercial.

Al respecto, el alcalde de Castilleja de Guzmán, Carmelo Ceba (PSOE), y la consejera de Cultura, Rosa Torres, firmaron recientemente la adhesión del monumento funerario a la Red de Espacios Culturales de Andalucía (RECA), entendiendo el primer edil en declaraciones a Europa Press que hay "un compromiso muy importante" de las administraciones por la recuperación de este activo patrimonial.