La consejera de Cultura visita mañana el dolmen de Montelirio para preparar las nuevas excavaciones

CASTILLEJA DE GUZMÁN (SEVILLA), 22 (EUROPA PRESS) La consejera de Cultura, Rosa Torres, visita mañana el dolmen de Montelirio, enclavado sobre una finca de 16.000 metros cuadrados en Castilleja de Guzmán (Sevilla) y declarado Bien de Interés Cultural (BIC), al objeto de formalizar su inclusión en la Red de Espacios Culturales de Andalucía (RECA) y abordar la segunda fase de las excavaciones arqueológicas, que sucederán a la intervención acometida durante la primavera de 2007 con el descubrimiento de los restos óseos de 16 personas, 4.000 cuentas de collar y otros restos de ajuar. El alcalde de Castilleja de Guzmán, Carmelo Ceba (PSOE), informó a Europa Press de que la visita se enmarca en la "inyección" planeada por el Ayuntamiento y la Consejería de Cultura para recuperar este monumento funerario de incalculable valor patrimonial y cuyo origen podría remontarse al periodo comprendido entre 2.500 y 2.300 años antes de Cristo, toda vez que el dolmen se alza sobre un promontorio que corona esta finca de 16.000 metros cuadrados en cuyos aledaños también han sido descubiertos pequeños 'tholos' o enterramientos circulares, además de otros vestigios e inhumaciones que han sido sometidos a las preceptivas cautelas arqueológicas. Durante la visita de la consejera al municipio, se formalizará la inclusión de este sepulcro en la Red de Espacios Culturales de Andalucía y Torres y el alcalde de Castilleja de Guzmán tratarán la segunda fase de las excavaciones arqueológicas impulsadas por el Gobierno andaluz para desentrañar el pasado de este gran activo patrimonial. Precisamente la reciente instalación de una carpa que cubre la mayor parte del yacimiento obedece a la necesidad de proteger el recinto funerario de las adversidades meteorológicas, según recordaba el primer edil. "REALIDADES" PARA EL DOLMEN Así, Carmelo Ceba señaló que las administraciones públicas esgrimen ahora "realidades" para recuperar el dolmen de Montelirio y transformarlo en un "importante" activo cultural para Andalucía, iniciativa que se enmarca en el plan de la Dirección General de Bienes Culturales de la Junta de Andalucía de declarar como Bien de Interés Cultural (BIC), con la tipología de Zona Arqueológica, los asentamientos prehistóricos y dólmenes de Valencina de la Concepción y Castilleja de Guzmán. Según la nueva Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía, aprobada en noviembre de 2007 por la Cámara andaluz, la nueva figura de la 'Zona Arqueológica' define aquellos "espacios claramente determinados en que se presuma fundamentalmente la existencia de restos arqueológicos de interés y se considere necesario adoptar medidas precautorias", lo que obliga a conservar 'in situ' hallazgos como los tholos o inhumaciones descubiertas en el Plan Parcial número cuatro de Castilleja de Guzmán, donde se había proyectado un geriátrico y una gran superficie comercial.