La diputada de Cultura culpa a Baldeón de no informar sobre un texto crítico con los hallazgos

  • Vitoria, 18 feb (EFE).- La diputada de Cultura de Álava, Lorena López de Lacalle, ha criticado hoy que la directora del Museo de Arqueología de Vitoria, Amelia Baldeón, no informara a sus superiores sobre un informe de un catedrático que cuestionaba la validez de los últimos hallazgos de Iruña Veleia.

La diputada de Cultura culpa a Baldeón de no informar sobre un texto crítico con los hallazgos

La diputada de Cultura culpa a Baldeón de no informar sobre un texto crítico con los hallazgos

Vitoria, 18 feb (EFE).- La diputada de Cultura de Álava, Lorena López de Lacalle, ha criticado hoy que la directora del Museo de Arqueología de Vitoria, Amelia Baldeón, no informara a sus superiores sobre un informe de un catedrático que cuestionaba la validez de los últimos hallazgos de Iruña Veleia.

López de Lacalle ha comparecido en las Juntas Generales de Álava, a petición del PSE, para informar sobre el desarrollo de la investigación abierta en la Diputación en relación a la supuesta falsedad de varios hallazgos en el yacimiento arqueológico de Iruña-Veleia.

La Diputación decidió el pasado 19 de diciembre revocar el permiso de explotación del yacimiento a la empresa Lurmen, dirigida por Eliseo Gil, después de que un informe elaborado por varios expertos determinara la presunta falsedad de unos grafitos de temática cristiana y jeroglíficos, supuestamente del siglo III, y de unas palabras en euskera y latín datadas entre los siglos IV y VI.

En su intervención, la diputada se ha centrado en Baldeón, quien el pasado lunes dijo en las Juntas Generales que si tuviera que asumir responsabilidades en este asunto lo haría "en cuarta posición", después de los responsables forales del yacimiento.

Baldeón también subrayó que el museo "no manipuló ningún material" y se dedicó a custodiar las piezas.

La diputada ha contestado hoy que "la responsabilidad es de quien no informa, no comunica y de quien arrogándose competencias que no le corresponden decide actuar por su cuenta" y ha hecho un repaso crítico de la actuación de Baldeón en este asunto.

Ha recordado que el catedrático de Lingüística de la Universidad del País Vasco Joaquín Gorrochategui entregó a Baldeón el 19 de junio de 2006, unos días después de que los hallazgos se hicieran públicos, un informe en el que decía estar "anonadado" por las inscripciones halladas que tenían "un aspecto moderno".

El catedrático alertaba de que estaba "asombrado" por el "mal latín" de las inscripciones, decía que no se sostenía que los textos en euskera fueran antiguos, que algún grafito le parecía "un chiste" y que había "gran cantidad de cuestiones oscuras y contradictorias", ha señalado la diputada.

Este informe no fue entregado por Baldeón a ninguno de sus superiores porque, según argumentó la directora del Museo a la diputada, el texto se le presentó en un sobre cerrado que no abrió porque su labor era la de "mera depositaria de dicho escrito", ha señalado López de Lacalle.

Además, la diputada ha dicho que le consta que el 9 de noviembre de 2006 salió desde el museo material de Iruña-Veleia, concretamente una pieza de vidrio, por una decisión "unilateral" de Baldeón que aprobó su salida y su entrega a Eliseo Gil.

Al respecto, la diputada ha recordado que el traslado de los hallazgos debe ser autorizado por el Gobierno Vasco.

La responsable de Cultura también ha indicado que Baldeón "recibió muy mal" la negativa de la Diputación a que se publicara un libro de Gil sobre los hallazgos hasta que no se despejaran las dudas sobre su autenticidad.

Asimismo, la diputada ha explicado que su departamento se negó a que en el Museo se expusieran las piezas de Iruña-Veleia cuestionadas en la planta dedicada a la época romana, tal como pretendían Baldeón y Eliseo Gil.

"La obligación de Baldeón era poner en conocimiento de sus superiores" toda la información de la que disponía, según la diputada, quien no obstante ha aclarado que la investigación sigue abierta y que cuando se dispongan de todos los datos se tomarán las decisiones "que haya que tomar".

Por último, ha calificado este asunto como el "mayor fraude al patrimonio de la península" que se ha cometido.