Más de 14.400 personas visitaron el Territorio Dinópolis de Teruel durante la pasada Semana Santa

TERUEL, 14 (EUROPA PRESS)

Un total de 14.408 personas visitaron las distintas instalaciones que Territorio Dinópolis tiene en la provincia de Teruel, entre desde el día 4 al 13 de abril.

El día en el que se registró mayor afluencia fue el viernes 10 de abril, en el que se contabilizaron 3.331 entradas. La mala climatología, que supuso la anulación a última hora de una importante cantidad de reservas realizadas a través de Internet, supuso un descenso de 1.793 personas respecto al mismo periodo vacacional del año pasado.

Por primera vez, Cataluña ocupó el primer lugar en comunidades autónomas de origen de los visitantes por delante de la comunidad Valenciana. Durante estos días, los visitantes catalanes representaron el 26,74 por ciento del total, frente al 22,16 por ciento de los procedentes de Valencia. Les siguen los madrileños (16,08 por ciento) y los aragoneses (14,92 por ciento).

Tal y como sucedió en la Semana Santa del año pasado, los visitantes del País Vasco ocuparon el quinto lugar en cuanto a procedencias con el 6,33 por ciento del total.

Por provincias, el primer lugar de procedencia de los visitantes fue Barcelona (18,66 por ciento), seguido de Madrid (16,08 por ciento), Valencia (14,01 por ciento) y Zaragoza (11,46 por ciento).

Por otra parte, una de las conclusiones de las encuestas realizadas a los visitantes durante estos días indica que existe unanimidad en recomendar la visita a Dinópolis a otras personas. Destaca también el aumento en la valoración del cine 3D con respecto al año pasado como consecuencia de las mejoras realizadas en el sistema de proyección.

ATRACCIONES

En su novena temporada Dinópolis Teruel ofrece la posibilidad de viajar en unos vehículos especiales que trasladan a los visitantes al origen de la Tierra, ver los primeros seres vivos que moraron en ella y, por supuesto, a los grandiosos dinosaurios.

En 'El Último Minuto' se pueden recorrer en barca los últimos 65 millones de años, desde la desaparición de los dinosaurios hasta la aparición del Homo Sapiens, y donde se puede contemplar al temido 'dientes de sable' y a los gigantescos mamuts.

Los visitantes también vivirán una aventura emocionante dentro de una auténtica excavación paleontológica donde el centro de atención es un ejemplar de Tyrannosaurus Rex. Se trata de uno de los animatrónicos más sofisticados del mundo que la tecnología japonesa ha conseguido recrear con precisión.

El visitante podrá disfrutar también de otros alicientes como el cine 3D, renovado esta temporada con nuevas tecnologías que aumentarán las sensaciones experimentadas por el público; el Sauriopark, una zona de ocio al aire libre donde los más pequeños podrán disfrutar del Troncopista o el Dinovivo; la Sala de Juegos, donde podrán maquillarse como un auténtico dinosaurio y la Paleosenda, una instalación pionera en Europa que simulando una auténtica excavación paleontológica combina espectaculares juegos de madera y agua.

La oferta lúdica de Territorio Dinópolis va unida a la oferta científica, cuyo máximo exponente es el Museo Paleontológico donde se puede disfrutar entre sus extraordinarias piezas de los huesos originales del llamado 'Gigante Europeo', Turiasaurus Riodevensis, un dinosaurio de casi 40 metros de largo y 40 toneladas de peso, que vivió hace 145 millones de años y que fue encontrado en la localidad turolense de Riodeva por los paleontólogos de la Fundación Dinópolis.

Además, el Museo de Dinópolis es el único del mundo en el que pueden contemplarse en la misma sala los esqueletos a tamaño real de un Brachiosaurus, con más de doce metros de altura, similar a un edificio de cuatro plantas, y del temido Tyrannosaurus Rex en posición de ataque.

Además, el visitante podrá en Dinópolis charlar con un Hombre Primitivo, formar parte del Club de los Paleontólogos, trasladarse en una máquina del tiempo con Turol Jones o sumergirse en un mundo de fantasía en el espectáculo 'Un Mundo Soñado'.

A todo esto, hay que sumar los cinco centros distribuidos en cinco localidades de la provincia que, junto a Dinópolis, forman Territorio Dinópolis. Inhóspitak, en la localidad de Peñarroya de Tastavins, alberga los fósiles originales de Tastavinsaurus sanzi, un dinosaurio saurópodo encontrado en esta localidad, además de su impresionante réplica a tamaño real de 17 metros de longitud, única en Europa.

En Legendark, ubicado en Galve, el visitante tendrá la oportunidad de descubrir una familia de Aragosaurus a tamaño real, el primer dinosaurio definido en España, con 18 metros de longitud y más de 20 toneladas de peso, y además, aprenderá cómo se preparan los fósiles y se realizan las réplicas de huesos.

En Rubielos de Mora se encuentra ubicado el centro de Región Ambarina, donde se puede observar cómo en ocasiones los insectos quedaban atrapados en la resina de los árboles hasta llegar a nuestros días y descubrir los secretos para clasificar fósiles.

En Bosque Pétreo, situado en Castellote, la Paleogeografía desvelará al visitante los misterios que la Tierra ha albergado durante todo ese tiempo y cómo dinosaurios y mamíferos convivieron en esta localidad hace 125 millones de años.

Por último, el pasado verano se inauguró en la localidad de Albarracín el centro llamado Mar Nummus donde, además de contemplar una rica y variada muestra de fósiles marinos, el visitante podrá ver un ejemplar del mayor depredador conocido, el Liopleurodon.

Territorio Dinópolis ofrece además, como viene siendo habitual, su Pase de Temporada 2009, el cual permite acceder a todos los centros de Territorio Dinópolis todas las veces que se quiera a lo largo de la temporada y obtener diversas ventajas en multitud de parques temáticos y de ocio de toda España.

Su coste es de 35,50 euros por persona y puede adquirirse en las taquillas de Dinópolis cualquier día en que el parque esté abierto al público. Para conseguirlo, tan sólo es necesario presentar los datos personales y una fotografía.

Más de un 1.300.000 personas han visitado Territorio Dinópolis desde que abrió sus puertas el 1 de junio de 2001, lo que lo convierte en uno de los principales focos turísticos de la provincia turolense.