Petrobras asegura que nuevo yacimiento descubierto tiene gran potencial

  • Río de Janeiro, 16 abr (EFE).- El presidente de la petrolera brasileña Petrobras, José Sergio Gabrielli, afirmó hoy que el nuevo yacimiento descubierto por la empresa en aguas profundas del océano Atlántico en la cuenca de Santos tiene una gran potencialidad, aunque todavía no es posible calcular sus reservas.

La brasileña Petrobras detalla sus planes de negocio en Chile y Uruguay

La brasileña Petrobras detalla sus planes de negocio en Chile y Uruguay

Río de Janeiro, 16 abr (EFE).- El presidente de la petrolera brasileña Petrobras, José Sergio Gabrielli, afirmó hoy que el nuevo yacimiento descubierto por la empresa en aguas profundas del océano Atlántico en la cuenca de Santos tiene una gran potencialidad, aunque todavía no es posible calcular sus reservas.

"Hallamos indicios significativos de hidrocarburos a partir de 4.900 metros de profundidad, que confirman que el área tiene un gran potencial, pero no tenemos condiciones hoy de dar cálculos del volumen", dijo Gabrielli en una rueda de prensa en Río de Janeiro.

"Necesitamos evaluar aún más, por lo menos con un nuevo pozo, para dar informaciones confiables sobre el potencial. Pero todo indica que es un área prolífica", agregó.

El hallazgo, anunciado oficialmente el martes, fue hecho por un consorcio en el que Petrobras es el operador y tiene el 45 por ciento de participación, pero en el que también participan el grupo británico BG (30 por ciento) y el grupo español Repsol (25 por ciento).

El llamado yacimiento Iguaçú está ubicado a unos 340 kilómetros de la costa del estado de Sao Paulo y próximo al yacimiento de Guará, en donde la empresa también descubrió una enorme reserva.

Según Gabrielli, Iguaçú está en la región conocida como Carioca, un área en el "pre-sal" de la cuenca de Santos en donde han sido descubiertos indicios de yacimientos que pueden convertir a Brasil en uno de los mayores productores de petróleo del mundo.

El "pre-sal" es un horizonte geológico a unos siete kilómetros de profundidad del lecho del océano Atlántico, en el que Petrobras dice haber hallado enormes reservas de crudo y gas que podrían darle un vuelco a la industria energética brasileña.