Sucesos.-Restos hallados en Sierra Nevada corresponden a un portugués que se perdió en la Alhambra hace 12 años

La familia ya ha reconocido la ropa y el reloj y sólo se espera que los resultados de ADN confirmen definitivamente la identidad GRANADA, 31 (EUROPA PRESS) Los restos humanos encontrados el pasado 24 de marzo en Sierra Nevada, en el paraje Las Majadillas, del término municipal de Güéjar Sierra (Granada), corresponden a un ciudadano portugués de 68 años de edad que sufría alzheimer y que desapareció durante una visita a la Alhambra hace 12 años. Los hijos del hombre, Manuel F.V., han confirmado a la Guardia Civil que la ropa y el reloj encontrados son los mismos que llevaba su padre el pasado 25 de febrero de 1997, día en que se perdió tras una visita al recinto monumental el portugués, al que estuvieron buscando durante un mes antes de volver a su país, informó el Instituto Armado en una nota. Fue el pasado 26 de marzo cuando la Guardia Civil de Granada solicitaba a través de una nota de prensa la colaboración ciudadana para intentar identificar a una persona, y fue precisamente el jefe de los Servicios de Seguridad de la Alhambra el que, tras leer la noticia, se puso en contacto con la Guardia Civil para contar que, por lo que había leído, pudiera tratarse de un anciano al que hacía años estuvieron buscando durante varios días en el monumento nazarí. Esta pista resultó definitiva. El equipo de Policía Judicial se puso en contacto con el Cuerpo Nacional de Policía de Granada, quien confirmó que en febrero de 1997 se denunció la desaparición de un hombre de nacionalidad portuguesa cuyas características coincidían con las de los restos humanos hallados en Sierra Nevada. La Guardia Civil se puso en contacto con los familiares y éstos viajaron rápidamente a Granada e identificaron los restos. No obstante, se han tomado muestras de ADN a los hijos del desaparecido para que sean cotejadas en los laboratorios de la Guardia Civil en Madrid en el marco de actuaciones del programa Fénix. El programa Fénix nace de la Colaboración de la Guardia Civil con la Universidad de Granada, y pretende la identificación de los restos humanos que permanecen anónimos hasta que pueden ser identificados por el cortejo del ADN de dichos restos con las muestras biológicas facilitadas por familiares directos.