Los yacimientos de Menorca han sufrido once expolios en 2016


MENORCA|

Los yacimientos arqueológicos de Menorca han sufrido once expolios a lo largo de este año, tal y como ha señalado este miércoles el conseller de Cultura y Educación, Miquel Àngel Maria, quien ha realizado un llamamiento a la colaboración ciudadana en la lucha contra este tipo de delitos.

El responsable insular ha destacado que los expolios constituyen "un problema para la conservación del patrimonio histórico de Menorca".

"Este tipo de actuaciones se suelen realizar con la ayuda de detectores de metales, que están estrictamente prohibidos dentro de los límites de cualquier yacimiento, a no ser que los utilice un arqueólogo", ha dicho.

Maria ha señalado que, entre los expolios sufridos, cinco han sido detectados por los vigilantes de Patrimonio del Consell Insular de Menorca, otros cinco por ciudadanos particulares y uno por el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil.

Sin embargo, tan solo se han detenido a dos personas relacionadas con este tipo de delitos, ha indicado por su parte del delegado insular de la Administración General del Estado en Menorca, Javier López-Cerón Los arrestados realizaban actuaciones ilegales con detectores de metales en la zona comprendida entre el Castell de Sant Felip y el cementerio de Es Castell, donde vivió una población de 3.000 personas entre 1713 y 1777.

Entre los materiales requisados a los expoliadores hay dos pequeñas balas de cañón del siglo XVIII, una moneda de Felipe V, un pequeño plato metálico del siglo XIX, así como un conjunto de pequeños objetos metálicos de cronología indeterminada.

Todos estos materiales se encuentran actualmente en el Servicio de Patrimonio del Consell de Menorca y próximamente serán depositados en el Museu de Menorca.