30

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

El Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM) defendió hoy que el Ayuntamiento de la capital conserve el conjunto de la Puerta del Río y el Puente del Rey, que da acceso a la Casa de Campo, "en su forma actual y en su lugar original", al tiempo que se restauran los elementos deteriorados y se busca una solución técnica al respiradero de la M-30, bien con un desplazamiento o eliminando la parte de obra que exceda del rasante.

Los arquitectos quieren que el conjunto arquitectónico se mantenga "para no alterar los valores históricos y artísticos". También reclaman la reposición de las farolas con corona almenada de la República, que fueron sustituidas por las actuales, aunque "se desconoce el paradero de estos elementos".

El cambio de ubicación de la Puerta del Rey viene motivado por la remodelación del entorno para atenuar el impacto negativo de la aparición del respiradero de la M-30, como explica el COAM, que insistió en pedirle al Ayuntamiento de Madrid que respete la posición original del monumento "para no alterar los valores históricos y artísticos".

La puerta original, creada por Juan de Villanueva en 1810 a instancias de José Bonaparte, "no se movió nunca de su emplazamiento primigenio hasta hace semanas, en que su recubrimiento de piedra fue desmontado y su estructura de ladrillo destruida", recordaron desde el Colegio.

En el mismo sentido añadieron que la ampliación de la puerta, efectuada durante la II República, "tampoco se movió nunca de su sitio ni tuvo una disposición en semicírculo como ahora se pretende ejecutar con una falsa configuración carente de sentido histórico, funcional o paisajístico".

Los arquitectos consideran que transformar una puerta recta en una semicircular, a la que se suprimen sus cancelas, las garitas y los faroles originales, generando además una cara trasera que da la espalda a la Casa de Campo, "llevaría a la pérdida de autenticidad de una pieza histórica".

Además de defender la ubicación original, el COAM sostiene que los árboles bicentenarios, restos de la arboleda que enmarcaba el eje de comunicación de Villanueva, deben ser protegidos y se tiene que mantener algún tipo de elemento separador que sustituya a la valla demolida de la Casa de Campo, que asegure la identidad y diferencie los terrenos el antiguo Real Sitio.