Foster asegura que "la sostenibilidad del Planeta no es moda, es supervivencia"

  • Madrid, 17 abr (EFE).- Norman Foster, maestro de arquitectos y artífice de construcciones emblemáticas o gigantescas en todo el mundo, tiene clara su apuesta por la sostenibilidad del Planeta, algo que "no es moda, es supervivencia", ha dicho hoy este artista que actualmente construye la primera ciudad sostenible del mundo.

Madrid, 17 abr (EFE).- Norman Foster, maestro de arquitectos y artífice de construcciones emblemáticas o gigantescas en todo el mundo, tiene clara su apuesta por la sostenibilidad del Planeta, algo que "no es moda, es supervivencia", ha dicho hoy este artista que actualmente construye la primera ciudad sostenible del mundo.

Lord Foster visitó hoy Madrid para impartir una conferencia que lleva por título "Arquitectura y sostenibilidad" y ese fue el hilo conductor que fue explicando con el ejemplo de sus construcciones.

Es el caso de la faraónica ampliación del Aeropuerto de Pekín, que diseñó, en comparación con el de Heathrow en Londres, donde descubrió que hacer un edificio compacto gasta menos energía que usar bloques dispersos.

Algo que también se aplica a las ciudades: Cuanto más dispersas -como Houston- más gasto energético, y cuanto más compactas -como las ciudades europeas-, menor.

Foster entiende que vivimos "un cambio de época" en la que el papel del arquitecto debe cambiar totalmente. "Tienen que transformarse y adaptarse para construir ciudades sostenibles, de lo contrarío se convertirán en dinosaurios".

La crisis global afecta a todos, incluido su estudio Foster & Partness", el tercero más grande del mundo, con 17 oficinas por todo el mundo y 1.300 empleados.

La cancelación de proyectos, como la Torre Rusia, que iba a ser el rascacielos más alto de Europa es un ejemplo de ello, lo que ha llevado al arquitecto a despedir a 300 empleados y a cerrar las oficinas de Berlín y Estambul.

De ahí que Lord Foster insista en que la crisis económica es la peor noticia para la evolución de la arquitectura hacia obras sostenibles: "Si eres pesimista, éste es el peor momento para experimentar; y si eres optimista no puedes ser arquitecto".

"El hambre agudiza el ingenio -añade- y en el caso de la Arquitectura también. Hay que buscar recursos inteligentes porque lo cierto es que la sostenibilidad es el objetivo, al final no hay excusas".

Como un ejemplo de su genio y su amor por la Arquitectura, Foster relató cómo IBM le encargó la construcción de unos alojamientos temporales prefabricados para los trabajadores mientras se construía la nueva sede.

"Tenía hambre de diseñar y decidí hacer un edificio permanente por el mismo coste de los temporales. Y lo hicimos", cuenta el maestro nacido en Manchester en 1935 y que, a sus 73 años mantiene una vitalidad envidiable, quien apunta: "Y los ejecutivos dijeron que ése era el único edificio de la empresa al que no cambiarían nada".

Unido a España por lazos familiares y proyectos realizados, como la Torre de Collserola en Barcelona o el metro de Bilbao, actualmente trabaja en la renovación del Camp Nou y en la ampliación de la estación de esquí de Celder.

Artífice del nuevo Londres, con obras tan emblemáticas como el Puente del Milenio, Foster tiene ahora los ojos puestos en la construcción de Masdar, en Abu Dhabi, la primera ciudad sostenible del mundo, que acogerá a 50.000 habitantes y que tiene cero emisiones de CO2 y de residuos. La clave es crear un lugar compacto que haga innecesario el uso del automóvil gracias al transporte público.

Precisamente la opulencia de las monarquías del Golfo Pérsico, como los Emiratos Árabes y su capital, Dubai, o como Qatar y Omán están construyendo fastuosas ciudades de nuevo cuño, de ahí que Foster entienda que Masdar es hoy su "proyecto más ambicioso".

El arquitecto británico comentó alguno de los retos que tuvo que afrontar, como fue el ajustar las diferentes temperaturas de los distintos lugares del entorno.

"Masdar es una iniciativa política, pues los países del Golfo apuestan por este tipo de arquitectura sostenible", apunta Foster, quien considera que España y Madrid, en concreto, tienen "una buena base, buenos recursos y servicios públicos" para dar el salto a la sostenibilidad.

"Hay muchas posibilidades para trabajar en este campo, pero ocurre como en todos lados, los proyectos dependen de las iniciativas que tome el Gobierno", concluyó.