Gran Canaria respalda un 'proyecto piloto' de renovación de la planta alojativa a iniciativa privada

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 16 (EUROPA PRESS)

El Patronato de Turismo de Gran Canaria respalda un 'proyecto piloto' de renovación de la planta alojativa a iniciativa privada, que se ha sumado, así, a la apuesta que ha realizado el sector público por la rehabilitación tras la constitución del Consorcio de Rehabilitación Turística de San Bartolomé de Tirajana, al sur de la isla.

Los nuevos propietarios del Hotel Apolo, con el apoyo claro del touroperador alemán Rewe Touristik, presentaron a las autoridades y a la patronal turística de Gran Canaria el 'nuevo' hotel, que previsiblemente estará reformado a finales del presente año, según informa el Patronato de Turismo en un comunicado.

Según el Patronato, "no se trata de un simple lavado de cara. Para reformarlo han contado con los servicios del estudio de arquitectura de Pia Schmid, la prestigiosa firma suiza especializada en hoteles e infraestructuras públicas emblemáticas".

La arquitecta presentó en persona al presidente del Patronato, Roberto Moreno, la maqueta y planos de la rehabilitación, y explicó los conceptos básicos del que puede considerarse 'proyecto piloto' de la renovación turística a iniciativa del sector privado.

La presentación tuvo lugar en el propio hotel este martes y contó con la presencia de los principales directivos de Rewe; de varias autoridades locales como la alcaldesa de San Bartolomé de Tirajana, María del Pino Torres; así como representantes de la patronal.

Al finalizar el acto, Roberto Moreno calificó de "simbólica" e "innovadora" la reforma del Hotel Apolo, "no sólo por tratarse de la primera apuesta firme del sector privado por renovar Playa del Inglés, sino porque se de la coincidencia de que fue, además, el primer gran hotel que se construyó en 1970, en plena expansión turística".

Además, el consejero de Turismo, Comercio Exterior e Innovación Tecnológica valoró el apoyo directo que ha dado Rewe Touristik al proyecto, ya que el touroperador se ha comprometido a promocionar el establecimiento desde sus 2.700 agencias de viaje. "Es una muestra clara de que el mercado alemán sigue viendo Gran Canaria como un destino atractivo, y sobre todo con unas expectativas de futuro esperanzadoras para Gran Canaria en estos momentos de crisis internacional".

RESTAURANTE-MIRADOR ABIERTO AL EXTERIOR

Uno de los conceptos más novedosos que ha incorporado la directora del proyecto Pia Schmid es la apertura del hotel al exterior, jugando con la integración no ya del complejo hotelero en el entorno, sino del propio entorno en las interioridades del hotel. Parte de la propuesta de crear un hotel-boutique "que sirva no sólo para dormir sino también para disfrutar y consumir".

En este sentido, y aprovechando las vistas de las Dunas de Maspalomas y del conjunto de la costa de Playa del Ingles, su estudio diseñó un gran restaurante-mirador abierto al público sobre la actual terraza del Hotel Apolo. Se trata de un mirador circular, que sobresale de la fachada, y al que se puede acceder directamente desde fuera a través de un ascensor externo.

El uso del spa o del gimnasio está concebido del mismo modo, como espacios abiertos a clientes no alojados en el hotel. "De este modo, damos vida al hotel, ya que en él los clientes podrán relacionarse no sólo entre sí, sino también con clientes externos", explicó la arquitecta suiza.

La idea de integración que preside la reforma del Hotel Apolo gana fuerza si se tiene en cuenta que el perfil de los clientes del futuro hotel es de solteros, parejas y gays; al respecto, Schmid puntualizó que "el espacio no daba para un hotel familiar, y además vimos que ya hay oferta suficiente para este tipo de clientes". Es por ello que el número de habitaciones se reduce --pasando de 115 a 103-- y gana en amplitud real o visual (integrando también el balcón en el interior de cada habitación).

En definitiva, la especialista suiza ha diseñado una renovación hotelera innovadora, "combinando la rigidez del diseño originario con un estilo arquitectónico más libre". Los directivos de Rewe y de la nueva propiedad hotelera presentes en el acto, Rembert Euling y Edgar Francula, coincidieron al destacar que "éste es el camino para renovar Playa del Inglés", y se reservaron contar cuál será el nuevo nombre del Apolo tras la reforma.

Por su parte, y para concluir, Roberto Moreno mostró su confianza en que "la apuesta conjunta de los sectores público y privado por rehabilitar nuestra principal zona turística contribuirá sin duda a consolidar a Gran Canaria como un destino turístico de primer orden de cara al futuro".