Un nuevo material podrá avisar a los ingenieros antes de que se rompa un puente

  • Redacción Internacional, 7 may (EFE).- Científicos de la Universidad estadounidense de Illinois han desarrollado un material sintético que cambia de color cuando va a romperse o se deforma y que en el futuro podrá incorporarse a componentes de avión o estructuras de puentes para avisar de cualquier problema.

Un nuevo material podrá avisar a los ingenieros antes de que se rompa un puente

Un nuevo material podrá avisar a los ingenieros antes de que se rompa un puente

Redacción Internacional, 7 may (EFE).- Científicos de la Universidad estadounidense de Illinois han desarrollado un material sintético que cambia de color cuando va a romperse o se deforma y que en el futuro podrá incorporarse a componentes de avión o estructuras de puentes para avisar de cualquier problema.

El material se obtuvo mediante la incorporación de moléculas mecánicamente sensibles llamadas "mecanoforos" a un polímero, que ante una fuerte presión o tracción desencadenan una reacción química y pasan a ser de color rojo vivo o morado.

"Aunque este es sólo un primer paso, teóricamente los revestimientos de estos polímeros podrían usarse para indicar cuándo una estructura como un puente está siendo sometida a una tensión excesiva", señaló a Efe la profesora de ingeniería Nancy Sottos, quien dirigió un estudio publicado en la revista Nature.

Para ello, "el cambio de color debería adaptarse a un cierto nivel de tensión y mantenerse estable en el difícil entorno de un puente, cosas que son posibles con nuevas investigaciones", explicó.

Esta es la primera vez que se logra incorporar estas moléculas que tienen la propiedad de cambiar de color a materiales sólidos poliméricos, ya que antes se había hecho sólo con polímeros líquidos.

En el futuro, el objetivo es "desarrollar nuevos mecanoforos que puedan introducirse en un polímero y que tengan la función de autorrepararse", afirmó Sottos.

Así, esta investigación "abre la puerta a funciones de respuesta diferentes, que incluyen la autodetección y el autorrefuerzo ante una tensión", dijo.

En materiales críticos, como los polímeros utilizados en los componentes de un avión, estas cualidades pueden avisar de un fallo potencial, frenar la extensión del daño e incluso repararlo para evitar una catástrofe, según el estudio.