Ian Gibson dice que Lorca vio la muerte de Sánchez Mejías como una "premonición" de su propia muerte


TUDANCA|
Ian Gibson dice que Lorca vio la muerte de Sánchez Mejías como una "premonición" de su propia muerte

Ian Gibson dice que Lorca vio la muerte de Sánchez Mejías como una "premonición" de su propia muerte TUDANCA | EUROPA PRESS

Las conexiones entre 'Lorca, Cossío y el Llanto por Ignacio Sánchez Mejías' centran el Encuentro de Tudanca

El hispanista Ian Gibson ha asegurado que el poeta Federico García Lorca vio la muerte del torero Ignacio Sánchez Mejías como "una premonición" de su propia muerte.

Gibson ha recordado que la muerte de Sánchez Mejías, también escritor, "impactó mucho en la sensibilidad de Lorca", que lo vio como "la preparación de su propia muerte". "Ignacio fue asesinado por un toro y Lorca por los fascistas de Granada, lo vio como una premonición de su muerte".

El dublinés se ha pronunciado así durante su participación en la tercera edición de los Encuentros de Tudanca, en una mesa redonda moderada por el catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Cantabria (UC), Juan Manuel Alegre Ávila, y en la que también han participado la catedrática de Lengua Española de la UC, Lourdes Royano, y el profesor y coordinador de la actividad, Mario Crespo.

El tema escogido para esta ocasión fue la relación entre José María de Cossío y Federico García Lorca, que encontró su punto culminante en la entrega que Lorca hizo a Cossío del manuscrito del 'Llanto por Ignacio Sánchez Mejías', obra cumbre del poeta, y que se conserva en la Casona de Tudanca entre otros manuscritos de autores de la Generación del 27, para la que Cossío fue verdadero aglutinante y símbolo de amistad.

Además de un repaso de la importancia de la Casona en el estudio de la Edad de Plata y de la relación entre Lorca y Cossío, Gibson expuso la relevancia personal de Sánchez Mejías en la biografía de Lorca y en la creación de la Generación del 27.

El hispanista, que cumplió su sueño de visitar la Casona de Tudanca, también abordó el papel de las ilustraciones que acompañaron al texto, obra del pintor onubense José Caballero, quien contó de primera mano a Gibson cómo fue el proceso de creación de las mismas.

Por su parte, Royano explicó que García Lorca hizo esta elegía porque Sánchez Mejías era su amigo íntimo pero, sin embargo, "no solo es una manifestación personal de un duelo por haber perdido a un ser querido sino también el de un pueblo entero, Andalucía, recordando a un gran torero".

El Encuentro de Tudanca ha celebrado un año más con el patrocinio de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria (Año Jubilar Lebaniego 2017) y la colaboración de la Fundación Botín en el marco de los Cursos de Verano de la Universidad de Cantabria (UC).