El IAACC Pablo Serrano descubre al 'otro' Bigas Luna con una exhibición de su trabajo en distintas disciplinas


ZARAGOZA|
El IAACC Pablo Serrano descubre al 'otro' Bigas Luna con una exhibición de su trabajo en distintas disciplinas

El IAACC Pablo Serrano descubre al 'otro' Bigas Luna con una exhibición de su trabajo en distintas disciplinas ZARAGOZA | EUROPA PRESS

El Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporánea (IAACC) Pablo Serrano descubre al 'otro' Bigas Luna con una exhibición del trabajo de este director de cine, que aborda en diferentes disciplinas artísticas.

Bigas Luna fue uno de los más renombrados y atrevidos cineastas del cine español. Nacido en Cataluña, su vinculación con Aragón fue muy estrecha, ya que no solo rodó pasajes inolvidables de cintas como 'Jamón, jamón', también puso en marcha la nueva escenografía de la Ofrenda de Flores a la Virgen del Pilar de Zaragoza, se encargó de arrancar la segunda vida de 'El Plata' y era habitual verlo en la Semana Santa del Bajo Aragón.

En el director de cine cabían muchos más Bigas Luna como el pintor, y el fotógrafo y todos ellos se resumen en una muestra que ha inaugurado esta tarde el director general de Cultura, Nacho Escuín, en el IAACC Pablo Serrano y que, bajo el nombre 'El otro Bigas Luna. La seducción de lo tangible', llega a Zaragoza tras la gran acogida que ha tenido durante su exhibición en el Museo Municipal de Málaga.

La muestra, que se mantendrá en el Pablo Serrano hasta el próximo 10 de diciembre, ofrece al visitante una aproximación global a la totalidad de las prácticas artísticas (performance, fotografía, instalaciones, dibujo, pintura) que cultivó el famoso cineasta a lo largo de toda su trayectoria vital.

Con una selección de un centenar de obras, el visitante realizará un recorrido multidisciplinar por la cara menos conocida de la creatividad del autor de 'Las edades de Lulú' o 'Son de mar'. Una muestra que coincide con el 25 aniversario del estreno de 'Jamón, jamón', celebrada cinta de la que se ofrece una selección de fotografías hechas por el propio director.

Todas estas distintas facetas del cineasta no eran un mero pasatiempo, se trata de una actividad sólida e intensa que refleja su imaginario más genuino y que de hecho precede a la labor cinematográfica por la que es mundialmente reconocido.

RECORRIDO

Se inicia en los años 70 cuando desde el mundo del diseño de vanguardia, en el que había alcanzado éxito internacional, pasa al de activo artista conceptual y, a través del video-arte, llegaría al cine. Así lo ha destacado el director general de Cultura de Nacho Escuín, quien ha definido a Bigas Luna como "un creador muy especial" que cultivó muchas representaciones artísticas no solo cinematográficas que forman parte de su "universo creativo y multidisciplinar".

Su legado en este ámbito suma miles de obras metódicamente realizadas en series, la gran mayoría totalmente inéditas, ya que mantuvo esa labor en el territorio de lo íntimo hasta los años 90, cuando comenzó a dar a conocer esa faceta suya a la que dio rienda suelta hasta en trenes, aviones o habitaciones de hotel, y que siempre consideró fundamental en su desarrollo personal.

De hecho, llegó a declarar que, más que como director de cine, se consideraba un artista, ha señalado el Gobierno de Aragón en una nota de prensa.

Transcurridos cuatro años de su muerte, esta exposición, coordinada por el propio IAACC Pablo Serrano y producida por el Gobierno de Aragón, revela al gran público ese "otro" Bigas Luna que sin duda resulta imprescindible para entender el controvertido y apasionante personaje en toda su dimensión vital y creativa.

A la exhibición le acompaña además un libro-catálogo, escrito por Raquel Medina y con prólogo de Carles Sans de El Tricicle, que ayuda a entender y a profundizar en el universo de una de las figuras indispensables del arte contemporáneo en el país. Este volumen se presentó este martes, coincidiendo con la inauguración de la muestra, en una mesa redonda en la que participaron la propia comisaria y Nacho Escuín, además del periodista Antón Castro y el director del IAACC Pablo Serrano, Julio Ramón.