El director del CAC Málaga será comisario del pabellón de Gabón en la 53 Bienal de Venecia

MÁLAGA, 30 (EUROPA PRESS)

El director del Centro de Arte Contemporáneo (CAC) Málaga, Fernando Francés, será el comisario del pabellón de Gabón en la 53 Bienal de Venecia, en la que será la primera participación de este país en este evento, que este año se presenta bajo el lema 'Fare Mondi' --Crear Mundos--. La artista seleccionada para representar a la República de Gabón ha sido Yvette Berger Owanto.

La presente edición se abrirá al público del 7 de junio al 22 de noviembre en el Giardine y el Arsenale, así como en diferentes ubicaciones alrededor de la ciudad.

Francés explicó hoy a los medios que, aunque Owanto (París, 1953), hija de padre francés y madre gabonesa, pasó su infancia en Gabón, ha vivido la mayor parte de sus vida en Europa. Además, indicó que "he respetado con total cuidado" el planteamiento diseñado por el comisario general, Daniel Birnbaum.

El responsable del CAC manifestó que la obra de Owanto utiliza elementos y paisajes de desecho como materia prima para el diseño de la imagen de la mirada. "Espacios degradados que delatan las huellas de una evolución, pero no descubren la identidad concreta del territorio", declaró.

En este sentido, resaltó que la exposición presentará una serie de fotografías de "estos lugares inexpresivos, pero interrogados sobre el destino del mundo y el destino de la humanidad" y, además, añadió que es "un camino que puede llevar al caos, la crisis e, incluso, a la destrucción, pero que reorientado, desde la experiencia de otras culturas, puede evolucionar hacia la construcción de un mundo más comprometido".

De esta manera, apuntó que también profundiza en las ideas y modos de vida del mundo oriental y del occidental, del gabonés y el europeo. "Si en Gabón los materiales y el paisaje son la naturaleza y el estudio, en el mundo occidental lo son la tecnología y la ciudad", apostilló.

En este sentido, resaltó que la exposición presenta 'La casa del árbol', una pieza construida a escala natural de lo que en Gabón era un hogar y que en occidente, en el entorno cotidiano de la artista, es "una casa de juegos".

Así, explicó que en ella se proyectará un vídeo de dos niñas occidentales, que haciendo pintadas en las paredes de la cabaña, a su vez transforman esa casa de juego en un taller y en un laboratorio que "la artista ha interpretado como una instalación donde confluyen dos mundos opuestos y contradictorios pero complementarios".

"Esta cabaña representa el escenario del pasado africano de Owanto y también el futuro de su hija bailando metálicamente una danza que, lejos de pedir lluvia o abundante caza, reclama que este mundo en transformación, evolucione hacia la comprensión, la solidaridad y la paz", aseveró Francés, añadiendo que va "hacia la construcción de un hogar común en el que que la familia sea un punto de partida de una aldea global".