El uruguayo Martín Sastre reclama un espacio para la "frivolidad" en el arte

  • Punta del Este (Uruguay), 25 abr (EFE).- El artista uruguayo Martín Sastre, que presenta en el XII Festival Internacional de Cine de Punta del Este el proyecto de su primera película, "Miss Tacuarembó", reclamó hoy un "lugar para la frivolidad" en el arte, al igual que existe espacio para el compromiso social.

El uruguayo Martín Sastre reclama un espacio para la "frivolidad" en el arte

El uruguayo Martín Sastre reclama un espacio para la "frivolidad" en el arte

Punta del Este (Uruguay), 25 abr (EFE).- El artista uruguayo Martín Sastre, que presenta en el XII Festival Internacional de Cine de Punta del Este el proyecto de su primera película, "Miss Tacuarembó", reclamó hoy un "lugar para la frivolidad" en el arte, al igual que existe espacio para el compromiso social.

En una entrevista con Efe, Sastre manifestó que "la frivolidad es parte de la cultura contemporánea y evidentemente los artistas contemporáneos trabajan sobre su tiempo".

Sastre, uruguayo afincado en Madrid, se encuentra en Punta del Este, ciudad balneario uruguaya 140 kilómetros al este de Montevideo, con motivo del lanzamiento de "Miss Tacuarembó", filme inspirado en la novela homónima de Dani Umpi.

La película estará protagonizada por la actriz uruguaya Natalia Oreiro, que compartirá cartel con la española Rossy de Palma y la venezolana Jeannette Rodríguez, protagonista de la famosa telenovela "Cristal".

"Miss Tacuarembó" aborda "el contraste" entre "las grandes aspiraciones infantiles" de su protagonista, quien sueña con ser elegida la más bella de Tacuarembó y hacerse famosa, y su vida adulta en Buenos Aires, "donde trabaja recibiendo a turistas en un parque temático dedicado a la Biblia", explicó Sastre.

Nacido en Montevideo en 1976, el artista ha abordado disciplinas como la pintura, la escultura y la fotografía, pero la mayor parte de su obra pertenece al ámbito del vídeo, soporte al que se refiere como su "medio natural".

Afincado en Madrid desde 2002, Satre fue galardonado en 2004 con el Premio ARCO de la Comunidad de Madrid para Jóvenes Artistas por su vídeo "Montevideo: The Dark Side of the Pop", y en 2008 recibió el Premio Faena de Arte Latinoamericano por su proyecto "¿Qué pretende usted de mí? Mensaje de la Argentina al Fondo Monetario Internacional".

Protagonizado por la diva del cine erótico argentino Isabel Sarli, el vídeo pretende "recontextualizar" las palabras que la actriz pronuncia en la película "Carne" (1968) antes de ser violada "como un mensaje de Argentina al FMI", afirmó su creador.

Sastre, que en España ha rodado vídeos con la cantante Alaska o el actor porno Nacho Vidal, subrayó su interés por los "iconos populares" y aseguró que sus referentes cinematográficos van "desde Walt Disney hasta David Lynch".

Con sólo 33 años, el artista uruguayo ha participado en las Bienales de La Habana, Praga y Sao Paulo, ha realizado exposiciones individuales en Inglaterra, Australia, Francia, Argentina y España, y ha pronunciado conferencias en universidades y centros culturales de todo el mundo.

"Mi carrera la tiene un artista de más de 40 años y yo tenía 28 cuando comenzó todo; era como un delirio", aseveró Sastre, fundador del programa "Adopte un artista latino", que pretende llegar a ser "una forma de democratizar el mecenazgo" a través de contribuciones mensuales de sus participantes.

Aunque aseguró que mantiene una "relación tangencial" con el mundo de la fama, agregó: "No sé si me consideraría un icono, pero sí creo que para mucha gente represento algo, y eso es una responsabilidad".

Según Sastre, "la carrera del artista tiene que ser un salto sin red de protección" como "el del trapecista del circo", por lo que dijo no sentirse "nunca" seguro de lo que hace y emprender "siempre" un "salto mortal", como el que le permite dar su primer largometraje.

A pesar de que el rodaje de "Miss Tacuarembó", que se realizará en Argentina y Uruguay, aún no ha comenzado, el artista apuntó que ya piensa en su próxima película y aseguró que le gustaría filmarla en Madrid, su "segunda casa".