Ilan Wolff muestra en Murcia que es posible realizar fotografías utilizando de cámara objetos, coches o toda una habitación

El artista israelí realizará un taller de fotografía para niños y otro para adultos en el Centro Cultural Puertas de Castilla

MURCIA, 5 (EUROPA PRESS)

La exposición 'Camera Obscura', del fotógrafo israelí Ilan Wolff, muestra en el centro Cultural Puerta de Castilla de Murcia que es posible realizar grandes fotografías de paisajes, monumentos o personas utilizando como cámara de fotos objetos desechables como latas de cerveza o bidones metálicos, así como coches o incluso una toda una habitación.

De este modo, la concejala de Cultura y Programas Europeos, Fátima Barnuevo, presentó, junto al propio artista, la exposición 'Camera Obscura', abierta al público a partir de hoy y hasta el 5 de junio, y en la que Wolff presenta una serie de fotografías de gran formato realizadas a través de la técnica estenopeica.

Y es que, aunque las cámaras fotográficas han avanzado técnicamente hasta límites insospechados, todas ellas se siguen basando en los mismos principios que dieron lugar a esta técnica hace algo más de siglo y medio. "El proceso que realizamos al tomar una fotografía es siempre el mismo, controlar la cantidad de luz que llega a una película sensible", indicó el fotógrafo.

Las cámaras fotográficas habituales, constan de un diafragma, que controla la cantidad de luz que llega a la película, y de un obturador, que controla el tiempo durante el cual está expuesta la película. Todos los demás controles que lleve cualquier cámara, son simplemente ayudas para controlar estos dos factores, principalmente para calcular los valores adecuados para cada toma.

Sin embargo, las cámaras que estamos acostumbrados a ver constan además de un sistema óptico para enfocar el sujeto, creando una imagen de éste sobre la superficie de la película, algo que la mayoría de nosotros tendemos a pensar que es imprescindible, pero esto no es cierto. Existe un tipo de fotografía en el que no existe este sistema óptico, es la llamada 'Fotografía estenopeica'.

Así, la exposición de Wolff está planteada en tres partes, la primera de ellas es la propia 'Camera obscura', en la que se recrea el laboratorio donde el artista trabajará con niños y adultos realizando fotografías estenopeicas. Una segunda zona muestra varios objetos con los que el artista realizó las fotografías y cuya imagen se proyectará a través de un agujero pequeño dentro de la cámara oscura, pudiendo verlas de manera invertida.

La tercera parte es una completa selección de los trabajos que el fotógrafo israelí realizó en diversas ciudades del mundo como Nueva York, París o Murcia. En este sentido, Wolff quiere demostrar, utilizando como cámara de fotos cualquier objeto, como lo verdaderamente importante en el proceso fotográfico es la acción del hombre.

"Simplemente con la reutilización de objetos desechables, el papel fotográfico, la luz y un objeto se puede realizar una fotografía moderna a través de una técnica tan antigua como la estenopeica, utilizada en los orígenes por Leonardo Da Vinci", subrayó el fotógrafo.

Por su parte, Barnuevo señaló que, aunque la exposición de Wolff se encuentra fuera de la selección oficial del Festival Tres Culturas "le sirve de antesala, por la nacionalidad del artista y por su manera de eliminar fronteras y diferencias culturales y geográficas a través de la fotografía".

LA CAMERA OBSCURA COMO FILOSOFÍA DE VIDA

Ilan Wolff nació en Naharilla (Israel), en 1955, y desde el año 1982 se dedica esencialmente a la fotografía estenopeica con aparatos fabricados por el mismo, a partir de cajas recuperadas. El fotógrafo, uno de los pocos que usa la antigua técnica de la cámara oscura, considera su manera de trabajar "como una filosofía de vida alejada de la revolución permanente de la técnica, las prisas y la ausencia de tiempo para reflexionar y donde involucro a la naturaleza en el proceso de la creación de la imagen".

Esa prioridad que da a lo natural le permite prescindir de la tecnología, haciendo de sus instantáneas un regreso a los orígenes de la fotografía. Wolff tiene la habilidad de fabricar una cámara de cualquier recipiente, una lata de refresco, un pimiento, su propio coche o toda una habitación.

La cámara oscura que utiliza Wolff consiste en la construcción de un habitáculo cerrado herméticamente con un pequeño agujero, que permite filtrarse a la luz que se refleja desde el exterior y proyectarse en la pieza, lo que crea una imagen inversa. Este método, (usado ya por Aristóteles y Leonardo Da Vinci), encontró en Ilan Wolf a su máximo investigador lo que le ha llevado a transformar su propia furgoneta en una gigantesca cámara oscura.

Esto le permite ser un fotógrafo nómada y tener una cámara móvil en la que puede incluso "introducirse" para manipular las imágenes que toma en los más variados rincones de América o Europa. En las instantáneas de monumentos, edificios y paisajes del fotógrafo israelí dominan las sombras y un matiz anaranjado que evocan en quien las contempla una sensación de constante despedida de los países por los que el fotógrafo.

DOS TALLERES PARA NIÑOS Y ADULTOS

Además de la exposición, el fotógrafo israelí realizará durante la semana que viene, del 11 al 15 de mayo, dos talleres de fotografía, uno de ellos con niños, en el que recibirán una cámara realizada manualmente por Ilan Wolff y aprenderán a realizar y revelar las fotos.

El taller dirigido a adultos se realizará durante los mismos días, de 17.00 a 21.00 horas, en la sala tres del Centro Cultural Puertas de Castilla y consiste en una introducción a la fotografía analógica y a su práctica, en la que los participantes estudiarán la cámara de fotos y sus principales elementos, así como las técnicas básicas en su manejo (profundidad de campo, diafragmas, velocidad y sensibilidad ISO).

Asimismo, se analizarán los diferentes géneros fotográficos y se realizarán sesiones prácticas. El precio del taller para adultos es de 50 euros y para inscribirse hay que llamar al teléfono '968 274110'.