La Catedral de Santa María de Vitoria inaugura un sistema de vídeo digital que recrea sus policromías

VITORIA, 27 (EUROPA PRESS)

El pórtico de la Catedral de Santa María de Vitoria contará a partir de hoy con un sofisticado sistema de proyección de vídeo digital que recrea las policromías del templo.

El dispositivo, según informó la Fundación Catedral Santa María en un comunicado, se centra en la Capilla de Paternina, ubicada en el frontal del atrio y llamada así en honor del abad que mandó construirla.

El público vitoriano podrá disfrutar de este espectáculo de forma gratuita entre los días 28 de mayo al 5 de junio. En este periodo de tiempo se harán dos pases diarios, a las 19.00 y a las 19.30 horas, para grupos de unas 60 personas. A partir de esa fecha se habilitará una visita especial al pórtico y las policromías todos los días de la semana a última hora de la tarde, a un precio de tres euros.

Esta zona del templo ha recuperado su color gracias a un sistema de proyección de vídeo digital que muestra la evolución de sus policromías entre los siglos XVI y XX. Todo ello, a través de un espectáculo de luz y color "único en Europa", según aseguró la fundación.

La proyección digital recrea las policromías históricas hoy en día desaparecidas. A través del dispositivo se ha logrado un resultado que "ha revolucionado el concepto de reintegración cromática utilizado hasta ahora, que permite al visitante visualizar la evolución histórica de los diferentes estilos pictóricos y cromáticos descubiertos en la Capilla de Paternina".

Además, la fundación señaló que "el empleo simultáneo de varios proyectores con la aplicación de técnicas de proyección geométrica permite crear un entorno en el que el espectador percibe de forma muy real la evolución de los conceptos decorativos, mientras que una voz 'en off' explica los detalles". La proyección de las policromías está acompañada de una pieza musical, obra de José Luis Dorronsoro y José Antonio San Miguel, miembros del grupo Boreas Cámara.

El pórtico de la Catedral de Santa María tuvo color hasta la década de los sesenta. Sin embargo, la restauración llevada a cabo en esa época, en la que se realizó un rascado sistemático que perseguía la eliminación de cualquier resto de color, acabó con toda muestra de policromía existente.

Entre los años 2003 y 2004 un equipo de profesionales de restauración artística estudió el pórtico durante 18 meses, tiempo en el que se realizaron más de 3.000 catas, acompañadas documentación, que dieron como resultado una carta de correspondencia en la que se pueden identificar pigmentos de cualquier periodo histórico.