La marca de ciudad 'Zaragoza Un reto, una ciudad' apuesta por la sostenibilidad

ZARAGOZA, 26 (EUROPA PRESS)

'Zaragoza Un reto, una ciudad' es la marca de la ciudad para su promoción en el mercado empresarial y turístico local, nacional e internacional que la identifique con una serie de valores y que recoge la apuesta por la sostenibilidad como equilibrio.

Este "claim" o eslogan va acompañado de un logotipo que simboliza un puente como metáfora del pasado y presente y de ciudad en transformación y al final del arco se eleva para transmitir una visión hacia el futro y que se asemeja al símbolo del "visto bueno", según explicó la concejal de Turismo del Ayuntamiento de Zaragoza, Elena Allué quien añadió que "guarda parecido con el Pabellón Puente y la pasarela del Voluntariado".

La marca de Zaragoza también lleva una identidad sonora, una melodía propia que ha sido compuesta por el pianista del grupo "Marlango" Alejandro Pelayo.

La tipografía del eslogan lleva en letras minúsculas la palabra Zaragoza y en un tipo de letra del editor del siglo XVII Joaquín Ibarra, que aporta "elegancia y rotundidad" y en color rojo que denota "dinamicidad" además de ser un color muy asociado a la ciudad, señaló el responsable de Ciac la empresa de comunicación encargada del diseño, Ignacio Ramos.

Este es el resultado de nueve meses de trabajo en el que se ha pulsado la opinión de numerosos colectivos y sobretodo de los ciudadanos, recalcó Allué, para quien esta marca de ciudad resume los valores y atributos esenciales de la capital aragonesa con los que posicionarse en los mercados de promoción como una ciudad de patrimonio cultural histórico y con grandes retos de futuro.

Con esta marca de ciudad "nos preparamos ante el reto de convertir a Zaragoza en la tercera ciudad de España y una de las más dinámicas y emergentes del sur de Europa", dijo Allué.

En esta marca de ciudad se sintetizan valores como "calidad de vida, accesibilidad, sostenibilidad, logística, segura, en la que se puede invertir, además vanguardista, entretenida y mística", relató Allué para sintetizar que "es una reducción de las esencias de Zaragoza".

Además, recordó que ya hace diez años el Plan Estratégico de Ebrópolis "aconsejaba la creación de una marca de ciudad para el posicionamiento estratégico de Zaragoza y después de la Expo era el momento oportuno".

Desde hoy la marca de ciudad se difunde por las calles de Zaragoza y también se acompañará de un plan de medios de comunicación con cuñas radiofónicas, anuncios en televisión y prensa escrita, además de mupis. "Tiene que tener impactos constantemente entre los ciudadanos porque una marca necesita de tiempo para arraigar" precisó Allué.

Durante este año también se desarrollará una campaña nacional de difusión y además dentro de quince días se presentará en Milán, donde permanecerá veinte días junto a una exposición de la ciudad en transformación y más adelante se llevará a Toulouse y a otras ciudades que tienen vuelo directo con Zaragoza. Para 2010 aseguró que 'zaragoza Un reto, una ciudad' estará presente en la Exposición Internacional de Shangai.

Con la presentación de esta marca de ciudad --que acogió la Sala Mozart del Auditorio de Zaragoza en un acto al que asistieron alrededor de 1.500 personas entre las que figuraba el alcalde, Juan Alberto Belloch-- Zaragoza se convierte en la segunda ciudad española que cuenta con su propio marchamo después del ideado por la capital de España que se simboliza con la palabra Madrid entre admiraciones (¡Madrid!), aunque el más conocido es "I Love New York".

Respecto a las empresas que podrán utilizar esta marca de ciudad, Allué puntualizó que "deberán cumplir una serie de requisitos" para aseverar tajante que una empresa que contamina no lo podrá llevar asociado. La concejal de Turismo también reconoció que han sido muchas las empresas las que reclamaban una marca de ciudad porque "les aporta valor añadido a sus productos".

El concurso de creación de esta marca de ciudad se adjudicó a la empresa Ciac por importe de 232.000 euros, incluido el IVA, una cuantía que Allué comparó con el millón de euros que costó la marca ¡Madrid!.