"La mente de Leonardo" expone en Roma máquinas, diseños y pinturas del genio

  • Roma, 5 may (EFE).- La exposición "La mente de Leonardo. En el laboratorio de un genio" muestra en el Palacio de Venecia, en el centro de Roma, máquinas, diseños y pinturas del artista y científico renacentista Leonardo Da Vinci, que ayudarán al visitante a introducirse en su mundo interior.

"La mente de Leonardo" expone en Roma máquinas, diseños y pinturas del genio

"La mente de Leonardo" expone en Roma máquinas, diseños y pinturas del genio

Roma, 5 may (EFE).- La exposición "La mente de Leonardo. En el laboratorio de un genio" muestra en el Palacio de Venecia, en el centro de Roma, máquinas, diseños y pinturas del artista y científico renacentista Leonardo Da Vinci, que ayudarán al visitante a introducirse en su mundo interior.

La mayor atracción de la exposición, además de la presencia de dos fragmentos de dibujos pertenecientes al Códice Atlántico que se encontraban en Los Ángeles, es la reconstrucción de diversas máquinas inventadas por Da Vinci, pero que el autor de "La Gioconda" nunca llegó a ver realizadas.

Según los organizadores -el Museo de Historia de la Ciencia de Florencia y las autoridades regionales, provinciales y municipales de Roma- estas máquinas, algunas fabricadas a escala y otras a tamaño natural, se han hecho con técnicas y materiales "históricamente plausibles", es decir, que ya existían en tiempos de Da Vinci.

Al contrario que otras muestras anteriores sobre el genio, que se reducían a una visión parcial de su obra, la atención de "La mente de Leonardo" se centra en la producción global de Da Vinci, y en la convicción de que, "en su infinita variedad de argumentos y direcciones", ésta se caracteriza por "la unidad de criterios" en el método de análisis de la naturaleza.

De hecho, la enorme variedad de sus intereses sólo camufla su "constante recurrir a ciertos principios y conceptos fundamentales, audazmente transferidos a través de analogías visuales y estructurales de un campo de científico al otro".

El objetivo es hacer entrar al visitante en los misterios de Da Vinci, "invitándolo a explorar su modo de pensar y su esfuerzo por asimilar las leyes que gobiernan todas las operaciones del hombre y de la naturaleza" y divulgando "una imagen clara, pero rigurosamente fiel a la realidad histórica, de la aventura intelectual de Leonardo".

Para ello se han traído desde Los Ángeles algunos de los dibujos que componían el Códice Atlántico, en los que se representa, por ejemplo, un diseño que Da Vinci hizo para un escenario teatral móvil, con motivo del estreno de la obra "Orfeo" de Angelo Poliziano en Milán.

En el manuscrito se puede ver también un escenario con un volcán que se abre y deja ver al personaje de Plutón, ascendiendo de los infiernos.

El propio escenario ha sido reconstruido en una maqueta, como también el aparato volador inventado por Leonardo, un león mecánico, una cámara oscura, su "prospectógrafo" y su "reloj planetario", entre otros inventos.

Algunos de ellos funcionan, y otros simplemente demuestran el genio visionario de un inventor que se adelantó varios siglos a su tiempo en campos como la física y la mecánica, y que imaginó aviones, helicópteros y precursores de las cámaras de fotos y de cine.

La muestra también cuenta con una parte dedicada a la obra artística, en la que destacan dos cuadros de "Leda y el cisne" realizados en su taller.

Se trata de una obra de Da Vinci famosísima en el Renacimiento pero cuyo original se ha perdido, y de la que sólo quedan reproducciones como las dos que se exhiben en la muestra, la "Leda Borghese" y la "Leda Spiridon", hasta ahora conservadas en la Galería Borghese de Roma y en la Galería de los Uffizi de Florencia, respectivamente.

También se podrán admirar en el Palacio Venecia los dibujos preparatorios de dos de sus más grandes obras pictóricas: "La adoración de los Magos" y el enorme mural que representaba la batalla de Anghiari en el Palazzo Vecchio de Florencia, también perdido.

Vídeos en alta resolución, contenidos interactivos y visualizaciones virtuales de las obras perdidas del artista completan una muestra, abierta hasta el 30 de agosto, que pretende ser un paseo por una de las mentes más brillantes del Renacimiento.