"Las señoritas de Avignon", embajadoras del MoMA en el metro de Nueva York

  • Nueva York, 10 feb (EFE).- El Museo de Arte Moderno (MoMA) seleccionó a "Las señoritas de Avignon" como embajadoras de su colección permanente en el metro de Nueva York, donde desde hoy participan en un pseudo-museo suburbano que cada día visitarán una media de 50.000 personas.

Nueva York, 10 feb (EFE).- El Museo de Arte Moderno (MoMA) seleccionó a "Las señoritas de Avignon" como embajadoras de su colección permanente en el metro de Nueva York, donde desde hoy participan en un pseudo-museo suburbano que cada día visitarán una media de 50.000 personas.

Estas cinco mujeres desnudas, posiblemente prostitutas, a las que el pintor español Pablo Picasso (1881-1973) retrató en 1907 presiden un particular museo creado en la frecuentada estación de metro de Atlantic Avenue/Pacific Street.

Allí mismo también se pueden observar desde los emblemáticos '"Las señoritas de Avignon"' de Salvador Dalí (1904-1989) o los 'nenúfares' de Calude Monet (1840-1927), hasta los 'botes de sopa Campbell' de Andy Warhol (1928-1987).

Como si del propio MoMA se tratara, por las paredes de la estación se han colgado copias de algunas de las obras más relevantes de la colección permanente del conocido museo neoyorquino, sin decoración alguna y acompañadas de un pequeño cartel en el lateral que ofrece datos y explicaciones de cada pintura.

Desde las columnas hasta los torniquetes de la entrada, el vestíbulo y los pasillos de la estación de metro se han decorado como si fueran una sala del Museo de Arte Moderno de Nueva York, e incluso algunas de las obras cuentan con su propia explicación de audio.

Para escuchar esas explicaciones basta con llamar a un número gratuito desde los teléfonos públicos que hay por la estación o incluso descargar de la web los archivos sonoros disponibles para luego oirlos con un reproductor inalámbrico, como se haría también en un museo auténtico.

Además, en la página web creada ex profeso se incluye un mapa y una guía en vídeo de esta peculiar exposición que se prolongará hasta el 15 de marzo y en la que también se podrá ver "La noche estrellada" de Vincent Van Gogh (1853-1890).

Se trata de una iniciativa del MoMA para promocionar su colección permanente entre los neoyorquinos, pero también de un experimento publicitario que sorprenderá a propios y extraños.

Con esta campaña -la primera a gran escala dirigida específicamente a los neoyorquinos-, el museo quiere atraer a los autóctonos, que en muchos casos han empezado a ver el MoMA como un lugar reservado para turistas y que siempre está lleno.

"Las señoritas de Avignon", considerado el primer cuadro cubista de la historia, no podía faltar en esta pseudo-muestra organizada en el subsuelo neoyorquino, que en total cuenta con 58 cuadros, entre los que también hay obras de Henri Matisse (1869-1954), Piet Mondrain (1872-1944), Jackson Pollock (1912-1956), Doug Aitken (1968) o Meret Oppenheim (1913-1985).

Las piezas ocupan todos los espacios publicitarios de esta estación (que en realidad son dos muy próximas y unidas entre sí), formada por un gran vestíbulo y múltiples pasillos que permiten hacer transbordos en uno de los nudos más transitados del centenario suburbano, con una media de 50.000 personas al día.