Le Corbusier, el primer arquitecto global, en una exposición londinense

  • Londres, 18 feb (EFE).- Acaso no hay en Londres ningún complejo de edificios más lecorbusiano que el llamado Centro Barbican, que parece por tanto el lugar idóneo para acoger la exposición dedicada al que ha sido calificado de primer arquitecto global: Charles-Edouard Jeanneret-Gris, más conocido como Le Corbusier.

Le Corbusier, el primer arquitecto global, en una exposición londinense

Le Corbusier, el primer arquitecto global, en una exposición londinense

Londres, 18 feb (EFE).- Acaso no hay en Londres ningún complejo de edificios más lecorbusiano que el llamado Centro Barbican, que parece por tanto el lugar idóneo para acoger la exposición dedicada al que ha sido calificado de primer arquitecto global: Charles-Edouard Jeanneret-Gris, más conocido como Le Corbusier.

La exposición, que abarca un período de sesenta años, incluye desde sus primeras obras para clientes particulares, inspiradas por su Suiza natal, los icónicos edificios cúbicos y blancos de los años veinte hasta culminar en las formas orgánicas de la Capilla de Ronchamp (1950-55) y los edificios que creó para la ciudad india de Chandigarh.

Uno de los mayores expertos en la arquitectura contemporánea y gran conocedor de su obra, el crítico británico William J.R. Curtis, le ha comparado con el genio español Pablo Picasso: "Picasso reinventó los fundamentos de la pintura y la escultura, Le Corbusier hizo algo similar en arquitectura".

"Fue un revolucionario que volvió a las raíces. Creó todo un universo de ideas y de formas. Las implicaciones de su obra distan mucho de estar agotadas. Sus prototipos transmiten su influencia a través del tiempo y del espacio. Cada generación parece encontrar algo nuevo en él", explica Curtis cuando EFE le pidió una valoración con motivo de la exposición.

Pintor, escultor, urbanista, escritor, editor y diseñador de muebles, admirador de los aviones, los transatlánticos y los automóviles, Le Corbusier (1887-1965) creó edificios que son "como mundos inventados o mitos construidos", señala el crítico y autor de una monografía sobre el arquitecto: "Le Corbusier: Ideas y Formas".

"Quienquiera que visite la Capilla de Ronchamp sale transformado por la presencia espiritual del lugar así como por los efectos de la geometría, de la luz y del espacio", agrega.

La exposición de la Barbican celebra las múltiples facetas de su diversa y prodigiosa producción,señala por su parte Lydia Yee, comisaria de la exposición de la Barbican Gallery, para quien le Corbusier fue además el primer arquitecto que supo entender a los medios de comunicación de masa y utilizarlos para propagar internacionalmente sus ideas.

Aun siguiendo un orden más o menos cronológico, la exposición, que podrá visitarse del 19 de febrero hasta el 24 de marzo, está dividida en tres secciones temáticas.

La primera, titulada "Contextos", explora la influencia de ciudades, climas o lugares en su obra, empezando por la ciudad relojera suiza de Le Chaux-de-Fonds, donde nació, y pasando por París, donde cultivó la amistad de varios pintores de vanguardia como Ferdinand Léger y Amédée Ozenfant, con quien fundó en 1920 la revista "L' Esprit Nouveau".

En 1929, tras desarrollar un par de proyectos espectaculares para Moscú, Le Corbusier viajó a Latinoamérica, donde descubrió las formas orgánicas y los materiales más sencillos, todo lo cual iba a imprimir un giro a su producción.

Inspirado por el espectacular entorno y las oportunidades que ofrecía aquel continente, Le Corbusier presentó algunas de sus nuevas ideas urbanas para reestructurar varias ciudades latinoamericanas, entre ellas Buenos Aires y Río, conceptos que desarrollaría más tarde también en Argel con su llamado "Plan Obus".

La segunda sección de la exposición, titulada "Privacidad y Publicidad", analiza su fase purista tanto en pintura (con Ozenfant) como en arquitectura, la síntesis de las artes- fusión de arquitectura, pintura, escultura, urbanismo y diseño interior, así como su formulación de los principios fundamentales de la arquitectura: sus famosos "Cinco Puntos de la Nueva Arquitectura".

Éstos son la utilización de pilares para elevar la construcción del suelo, la terraza jardín, la planta libre, la ventana longitudinal y la fachada liberada de su función estructural por los pilares, todo lo cual iba a resultar revolucionario.

La tercera y última sección temática, titulada "Arte Construido" destaca la relación entre su práctica artística y las obras maestras de su madurez como la Capilla de Nôtre Dame Du Haut, en Ronchamp, el convento de Sainte-Marie-de la Tourette, y los edificios cívicos que diseñó para Chandigarh, inspirados por las formas biomórficas y en el último caso por la cosmología hindú.

La obra de Le Corbusier, como ha explicado William J.R. Curtis y se aprecia perfectamente en esta exposición, "está llena de polaridades entre el maquinismo y el primitivismo".