Los "sueños y mentiras de Franco" de Picasso, desde mañana en A Coruña

  • A Coruña, 7 abr (EFE).- A Coruña, donde Picasso vivió entre 1891 y 1895, acogerá desde mañana y hasta el próximo 3 de mayo la exposición "Sueños y mentiras de Franco", que incluye dos paneles de grabados del pintor malagueño, en los que, con la particular mirada picassiana, muestra los desgarros de la guerra.

Los "sueños y mentiras de Franco" de Picasso, desde mañana en A Coruña

Los "sueños y mentiras de Franco" de Picasso, desde mañana en A Coruña

A Coruña, 7 abr (EFE).- A Coruña, donde Picasso vivió entre 1891 y 1895, acogerá desde mañana y hasta el próximo 3 de mayo la exposición "Sueños y mentiras de Franco", que incluye dos paneles de grabados del pintor malagueño, en los que, con la particular mirada picassiana, muestra los desgarros de la guerra.

Estas obras responden a un encargo realizado por el Gobierno de la República a Picasso para la Exposición Internacional de París de 1937, para la que también fue pintado el Guernica, en el que plasma el bombardeo sufrido por esa villa el 26 de abril de 1937.

No sólo la confluencia de fechas une al Guernica con las dos obras que desde mañana se exponen en el museo Casares Quiroga de A Coruña, sino que su significado, sus protagonistas y la simbología utilizada no dejan dudas de la relación entre ambas obras, según explicó esta mañana el comisario de la exposición, Jaime Oíza.

Pese a que Picasso fue un gran grabador, 2.200 grabados responden a su autoría, los "Sueños y mentiras de Franco" son los dos únicos que tratan claramente un único tema, y de forma muy dura, referido a la historia de España.

El título de esta obra es una alusión a los poemas de Quevedo "Sueños", que tienen el infierno como principal referencia, algo que Francisco de Goya utilizó en varias de sus obras y que han servido a estos artistas para plasmar las consecuencias de las guerras en este país.

A lo largo de 18 viñetas, se muestra un Franco que adora el dinero, acompañado de pendones en una clara referencia a la Iglesia Católica, todo ello en lo que muchos críticos consideran podría verse como un borrador de lo que sería en el futuro el Guernica, pintado entre mayo y el 6 de junio de 1937 cuando fue entregado.

Realizados en aguafuertes y aguatintas, la primera de las ilustraciones data del 8 de enero, el mismo día en que Picasso comienza el segundo de los grabados, pero cuya creación se ve interrumpida y no remata hasta el 8 de junio, dos días después de entregar su Guernica.

Gritos de niños y niñas, lamentos fúnebres, sustitución del caballo por un toro, a través de lo que Picasso manifiesta la destrucción de un pasado tradicionalista, el hambre que sufren los pueblos por los robos del Ejército en las granjas son algunas de las imágenes que unen a su famoso cuadro con estos dos grabados.