Melilla, un patrimonio de Europa en África

  • Melilla, 24 may (EFE).- La ciudad autónoma de Melilla, un enclave europeo en África, está trabajando en el informe que va a presentar al Ministerio de Cultura para su designación como candidata a convertirse en una Ciudad Patrimonio Europeo.

Melilla, un patrimonio de Europa en África

Melilla, un patrimonio de Europa en África

Melilla, 24 may (EFE).- La ciudad autónoma de Melilla, un enclave europeo en África, está trabajando en el informe que va a presentar al Ministerio de Cultura para su designación como candidata a convertirse en una Ciudad Patrimonio Europeo.

En una entrevista concedida a EFE, el presidente de la Fundación Melilla Monumental, José Vallés, ha informado de que se acaba de configurar un expediente, que todavía no se ha hecho público, con el que se aspira a dar los primeros pasos para conseguir el objetivo final que sería, a su vez, un "escalón intermedio" en el propósito de ser Patrimonio de la Humanidad.

Y es que, según Vallés, la importancia de las aspiraciones de Melilla no sólo se encuentran en el patrimonio con el que cuenta la ciudad autónoma, sino en dónde lo tiene, que es un espacio europeo de reducidas dimensiones que se encuentra en el continente africano.

Esta peculiaridad supone una "ventaja" que, en opinión del presidente de este organismo, creado especialmente para defender el patrimonio monumental e histórico melillense, debe tenerse en cuenta a la hora de valorar, en un futuro, que Melilla pueda convertirse en una Ciudad Patrimonio Europeo.

Sus cuatro recintos fortificados, su red de galería subterráneas y su amplio patrimonio modernista hacen que la ciudad cuente con el aval necesario para fundamentar sus aspiraciones.

Melilla es la segunda ciudad española en patrimonio modernista -por detrás de Barcelona- al tener catalogado un edificio más de este movimiento arquitectónico que Madrid.

Sus calles están cargadas de edificios modernistas, muchos de los cuales están diseñados por el arquitecto Enrique Nieto, discípulo de Gaudí, de cuya llegada se han cumplido hace unas semanas el centenario, mientras que en el resto han participado innumerables técnicos militares.

Cuenta también con los únicos vestigios góticos que existen en África, un gótico tardío que toma forma en la Capilla de Santiago, situada junto a la Plaza de los Aljibes en Melilla la Vieja, lugar en el que luce precisamente la distinción "Europa Nostra", un premio que valora la recuperación que se ha hecho de este espacio.

Al patrimonio monumental y arquitectónico hay que sumar otra particularidad: Melilla es también "crisol de culturas" con cuatro comunidades religiosas -cristiana, musulmana, judía e hindú- que conviven pacíficamente.

"Esto es muy importante en los tiempos que corren", ha afirmado Vallés, quien ha precisado que en Europa se está potenciando y poniendo en valor esta interculturalidad, de la que "Melilla es paradigma".

Las aspiraciones para ser Ciudad Patrimonio Europeo apenas están dando sus primeros pasos, pero Melilla ya tiene cierto recorrido en pretensiones de esta naturaleza.

Hace seis años empezó "una larga carrera de fondo" para convertirse en Patrimonio de la Humanidad, una meta que no se pierde de vista, pero a la que "hay que acercarse subiendo pequeños escalones".

Dicho expediente, que cuenta con el aval de numerosas ciudades que ya tienen la consideración de Patrimonio de la Humanidad, está "vivo" y en permanente actualización con el objetivo de seguir avanzando.

"Creo que tenemos y que podemos", ha asegurado Vallés, quien ha señalado que Melilla es una prolongación de la cultura europea en África, una situación "envidiable", una Europa "diferente" que, sin embargo, mantiene la esencia del antiguo continente.