Biblioteca Nacional de Montevideo recibe un manuscrito inédito de Onetti

  • Montevideo, 20 mar (EFE).- María Isabel Onetti, hija del escritor uruguayo Juan Carlos Onetti, entregó hoy un manuscrito inédito de su padre a la Biblioteca Nacional de Uruguay, santuario del archivo personal donado por su viuda, Dorotea Muhr, hace dos años.

Biblioteca Nacional de Montevideo recibe un manuscrito inédito de Onetti

Biblioteca Nacional de Montevideo recibe un manuscrito inédito de Onetti

Montevideo, 20 mar (EFE).- María Isabel Onetti, hija del escritor uruguayo Juan Carlos Onetti, entregó hoy un manuscrito inédito de su padre a la Biblioteca Nacional de Uruguay, santuario del archivo personal donado por su viuda, Dorotea Muhr, hace dos años.

En una ceremonia en la que participaron destacadas personalidades de la vida cultural uruguaya, "Litty" Onetti subrayó la importancia del manuscrito y exhortó a otros familiares del Premio Cervantes de Literatura (1980) a buscar muestras de su quehacer literario que aún no hayan salido a la luz.

Al acto asistieron, entre otros, la ministra de Educación y Cultura, María Simón; el director de Cultura, Hugo Achugar, y el director de la Biblioteca Nacional, Tomás de Mattos, que aplaudieron la entrega del texto inédito de quien es considerado como uno de los mayores escritores uruguayos del siglo XX.

"Está escrito a lápiz y se está diluyendo, se está deshaciendo mientras hablamos; por eso, qué bueno que tenga su refugio en esta casa", dijo la hija de Juan Carlos Onetti (1909-1994), de quien el próximo 1 de julio se cumple el centenario de su nacimiento en Montevideo.

Esta donación "es una especie de lanzamiento semioficial o protoficial del año Onetti", destinado a "honrar el arte y la escritura" del escritor, afirmó al respecto Achugar.

La ministra de Educación adelantó que se celebrarán en 2009 numerosas actividades tanto en Uruguay, como en España, la segunda patria de Onetti durante muchos años y donde falleció, en una clínica de Madrid, el 30 de mayo de 1994.

Juan Carlos Onetti, un escritor "universal, pero profundamente latinoamericano", influyó "decisivamente sobre nuestras vidas, sobre nuestra apreciación del mundo", señaló María Simón.

"El papel es frágil y a la vez fuerte", es clave para "la reconstitución de una persona rica y complicada", añadió la ministra al destacar el valor del manuscrito.

Este documento se añade al archivo personal del autor de "El Astillero" y "Juntacadáveres", que entregó "Dolly" Muhr, su viuda, a la Biblioteca Nacional en mayo de 2007.

Esta institución cuenta con 3.687 documentos de ese archivo personal, que ya están digitalizados y al alcance de los estudiosos del escritor, apuntó Helena Corbellini, escritora y asesora cultural de la Biblioteca, a quien Litty Onetti comunicó por primera vez de la existencia del manuscrito inédito, titulado "El último viernes".

"Se trata de un relato inacabado, tal vez el inicio de un cuento o de una novela", en siete folios, donde "se hacen esbozos de posibles intrigas", explicó Corbellini en declaraciones a Efe.

El manuscrito estuvo "años y años" guardado, después de que hubiera escrito el texto "en un cuaderno de tapa dura, sin rayas" durante la época en que vivió en Buenos Aires (en los años 40 y principios de los 50), en concreto, en el popular barrio de San Telmo, señaló por su parte Litty Onetti.

"Utilicé ese cuaderno como mi diario íntimo, a los 15 y 16 años" y "supongo que aprendí a escribir sobre esas notas", comentó al relatar la génesis del texto durante su presentación.

Después, "cuando me deshice de ese diario, conservé, por supuesto, las hojas que correspondían al manuscrito y lo guardé durante muchos años", afirmó la hija del autor de "El Pozo" y "La vida breve".

"No se trata simplemente de una donación", aseveró el director de Cultura uruguayo: "Aquí está el alma de Onetti y esto tiene un valor incalculable".

En el manuscrito es difícil en algunas ocasiones seguir sus líneas, pero en ellas se adivina ese alma del autor del desarraigo y el pesimismo, para quien la literatura era "mentir bien la verdad".

"En cuanto lo hicieron pasar, Carmen comprendió que aquel viernes iba a ser distinto. Creyó recordar tímidas premoniciones (...) "; así comienza el "El último viernes", un texto que según el director de la Biblioteca Nacional servirá para indagar más en "la estilística" de un autor acostumbrado a "velar lo que narra".