El Museo Arqueológico Nacional tendrá nuevo director en septiembre

Un cambio de nombre, nuevo Patronato en junio y la reordenación de la colección serán los ejes del Museo actualmente en obras hasta 2010

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

El Museo Arqueológico Nacional (MAN), que pasará a denominarse en breve Museo Nacional de Arqueología, tendrá nuevo director o directora "previsiblemente el próximo mes de septiembre", según anunció hoy el director general de Bellas Artes, José Jiménez, durante la presentación de la renovación de esta institución dependiente del Ministerio de Cultura.

Jiménez avanzó también que este mes de junio se reformará el Patronato del Museo atendiendo al Código de Buenas Prácticas y se abrirá un concurso para elegir a la nueva dirección que, a diferencia de lo ocurrido en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, estará "restringido a funcionarios" (tal y como obliga en este caso la Ley de la Función Pública) aunque se hará de forma "que no implique la obtención vitalicia de la plaza", aclaró.

Asimismo, José Jiménez indicó en esta presentación, en la que estuvo acompañado por la actual directora del MAN, Rubí Sanz, que el Museo, actualmente en obras de remodelación y ampliación que finalizarán en diciembre de 2010, "limpiará" y reordenará su colección que asciende a un total de 1.350.000 piezas.

El director general de Bellas Artes recordó que la orientación inicial "enciclopédica" con la que nació el MAN en 1867 tiene que cambiar ahora para lograr que esta institución se convierta en "referente internacional en arqueología". "El Museo debe concebirse como un Museo de Arqueología para el siglo XXI", insistió.

En este sentido, Jiménez señaló que la "línea de inspiración" para llevar a cabo este proyecto llegó a tenor de las conclusiones de las jornadas internacionales con expertos que se celebraron en septiembre del año pasado y de las que resaltó tres aspectos: Que el Museo se sustente en una "idea contingente del proceso histórico y no lineal como hasta ahora"; que se "vinculen arqueología y antropología"; y que se ofrezca una "visión crítica de la arqueología actual". "Se trata de proyectar estas colecciones excepcionales hacia el futuro", añadió.

LOGRAR UN MILLÓN DE VISITAS

Entre las novedades que avanzó José Jiménez destaca el traslado de muchas de las piezas que tiene el MAN "que estarían mejor en el Museo Nacional de Artes Decorativas o en el Museo del Traje", puso como ejemplo. "Así se logrará una mayor visualización de la colección de arqueología, aunque ello requerirá analizar una a una todas las piezas", señaló. "En este proceso es previsible que nos quedemos con algo menos de la mitad", aventuró el director general.

Jiménez dijo también que aspira a que el Museo, que antes de iniciar las obras recibía 200.000 visitantes al año, alcance "un mínimo de un millón" y pueda reabrir de nuevo sus puertas tras la remodelación en 2011.

MÁS INVESTIGACIÓN

En esa reordenación de la colección del MAN se tendrán en cuenta una serie de criterios de corte histórico. Así se mostrarán las culturas representativas de la Península desde la Prehistoria hasta el final de la Baja Edad Media y el reinado de los Reyes Católicos. Además se mostrarán colecciones de otros pueblos mediterráneos y europeos relacionados con las primeras.

Por otra parte, se incrementarán los trabajos de investigación con la vista puesta en la "función social" de esta institución que se someterá también a una transformación interna de sus departamentos.

El director general de Bellas Artes destacó la importancia que debe adquirir el MAN en la Red de Museos de España y señaló que en él estará "lo mejor" de cada uno de los contextos culturales. Para ello se establecerá una estrecha colaboración con otros museos españoles con los que espera que haya "sintonía", dijo citando como ejemplo los especializados en cultura romana de Mérida, Córdoba o Tarragona.

El nuevo Museo Nacional de Arqueología (que tras las obras duplicará su espacio expositivo permanente hasta alcanzar los 10.000 m2) forma parte, dijo Jiménez, de otros proyectos como los Institutos de Arqueología española en El Cairo, Atenas, Damasco, Ammán e incluso México, en los que ya se está trabajando, además de los de Roma y Nápoles, que aportaría el CSIC.

"También estamos avanzando en un nuevo Instituto del África Oriental así como en la creación de un plan para que los fondos del Ministerio de Cultura a la UNESCO se destinen a estudios sobre la evolución humana, la prehistoria y el arte rupestre", concluyó recordando los yacimientos de Atapuerca, Altamira o el resto de la Cornisa Cantábrica.