El Museo de Bilbao exhibe la obra del mejor paisajista español del siglo XX

  • Bilbao, 18 may (EFE).- El Museo de Bellas Artes de Bilbao exhibe desde mañana, 19 de mayo y hasta el 26 de julio, una amplia exposición antológica del pintor catalán Joaquim Mir, considerado el mejor paisajista español del siglo XX y uno de los grandes artistas de la pintura española y catalana de principios de dicha centuria.

El Museo de Bilbao exhibe la obra del mejor paisajista español del siglo XX

El Museo de Bilbao exhibe la obra del mejor paisajista español del siglo XX

Bilbao, 18 may (EFE).- El Museo de Bellas Artes de Bilbao exhibe desde mañana, 19 de mayo y hasta el 26 de julio, una amplia exposición antológica del pintor catalán Joaquim Mir, considerado el mejor paisajista español del siglo XX y uno de los grandes artistas de la pintura española y catalana de principios de dicha centuria.

La muestra, producida por la Obra Social de la Caixa y comisariada por Francesc Miralles, uno de los mayores especialistas en la vida y obra del artista barcelonés, esta compuesta por más de 80 obras, entre las cuales figuran una docena que hasta ahora no se habían exhibido al público.

La exposición, titulada "Joaquim Mir. Antológica 1873-1940", está dividida en cinco apartados que coinciden con otras tantas etapas de la vida del artista, ligadas a los lugares donde residió y pintó: Barcelona, Mallorca, el Camp de Tarragona, la comarca barcelonesa de El Vallés y la localidad costera barcelonesa Vilanova i la Geltrú.

El comisario ha destacado la importancia que tuvo en la obra de Mir la fuerza de la luz y el color, y ha subrayado que este artista "era capaz de ver e interpretar la naturaleza de manera completamente distinta a como lo hacían los demás".

Miralles ha manifestado también que los cincos lugares donde residió a lo largo de su vida marcaron de forma decisiva su obra porque "en cada lugar donde vivió, experimento un cambio en su forma de percibir la naturaleza que pintaba" y, por consiguiente de estilo pictórico, que fue saltando del impresionismo, al fauvismo, la abstracción y el realismo.

El comisario ha considerado que Mir no viajó fuera de Cataluña para formarse, como hicieron muchos de sus contemporáneos, "porque no le interesaba para nada pintar partiendo de una teoría pictórica determinada, sino de una visión propia del paisaje que tenía delante".

Miralles ha aventurado que, quizás por este motivo, Joaquim Mir no es tan conocido como otros artistas españoles de la época que se formaron en París, Roma o Berlín, pese a ser, junto a ellos, uno de los más grandes artistas de su tiempo.

El comisario de la exposición ha reiterado que "el color y la luz lo significaron todo para el pintor barcelonés, que resumió la filosofía que le impulsaba en la frase 'sólo quiero que mis obras alegren el corazón e inunden de luz los ojos y el alma', y con los que construyó un lenguaje muy personal y muy moderno".