El Museo de Calatayud celebra el Día Internacional del Museo con una programación especial sobre Bílbilis

CALATAYUD (ZARAGOZA), 15 (EUROPA PRESS)

El Museo de Calatayud celebra esta semana el Día Internacional del Museo con una programación especial, en la que explica a los visitantes el origen de la ciudad, de Bílbilis, y da respuesta, entre otras cuestiones, a por qué Bílbilis se construyó en una zona alta y no junto a la ribera del río Jalón, como solía ser lo habitual en las ciudades romanas.

El pasado martes, 12 de mayo, comenzaba esta programación con los primeros talleres de elaboración de mosaicos para escolares. Niños de todos colegios de Calatayud han pasado por estos talleres en los que han realizado sus propios mosaicos, a base de figuras geométricas y con teselas de gomaespuma. La semana que viene estarán expuestos en el Museo ocupando un lugar junto a los originales rescatados del yacimiento de Bílbilis.

La programación del Día Internacional del Museo va a continuar durante los próximos días. El fin de semana siguen las visitas guiadas por la mañana, a cargo de miembros de la Asociación Amigos de Bílbilis, licenciados superiores que han trabajado en el yacimiento.

También habrá una visita nocturna el sábado por noche. El director del centro, Manuel Bueno, explica que esta actividad "se hizo el año pasado con gran éxito, es un horario en el que ya no hay excusas para decir que no se puede ir y, además de permitir ver el museo con la iluminación nocturna, también se puede disfrutar de las vistas de la ciudad que ofrece el propio edificio".

Con esta visita nocturna, el museo bilbilitano se suma, "en pequeña escala", concreta su director, a la oferta nocturna que se está generando en otras instalaciones europeas porque "igual que se sale a cenar o al teatro, también se puede ir al museo".

En las visitas guiadas se realiza un recorrido por las dos primeras plantas del museo, en las que se encuentra la colección permanente compuesta por fondos del yacimiento arqueológico de Bílbilis.

Joyas, esculturas, epitafios, juegos de niños, ajuares y objetos cerámicos de distinto uso son algunos de los materiales distribuidos en estas instalaciones, en cuyo recorrido se destacan algunas piezas, como el dormitorio del siglo I antes de Cristo que permite a los visitantes admirar una de las joyas de este museo, las pinturas murales de estilo pompeyano que han permanecido prácticamente intactas hasta la actualidad.

El Museo de Calatayud es un centro vivo que continúa recibiendo los restos más valiosos de Bílbilis, un yacimiento que lleva décadas en proceso de excavación y que continúa proporcionando materiales.

Prueba de esto es la exposición que se inaugura el próximo 21 de mayo, también en el marco del Día Internacional del Museo. En ella se podrán ver las últimas piezas restauradas de Bílbilis, parte de las cuales pasarán a formar parte de la colección permanente del museo a partir del próximo otoño.

Así, ahora se ofrece una buena oportunidad de conocer este yacimiento y el Museo, interesante no sólo por su contenido, sino también por el continente, el antiguo convento de Carmelitas rehabilitado con un proyecto que integra el patrimonio arquitectónico con un diseño moderno y funcional.