El Museo del Vidrio, donde se muestran unas 700 piezas, abrirá sus puertas al público en general en septiembre

Gonzalo Fernández-Pietro es el propietario de esta colección, compuesta por cerca de 3.000 objetos

MÁLAGA, 26 (EUROPA PRESS)

El Museo del Vidrio y Cristal de Málaga, situado en calle Gaona, donde se exponen cerca de 700 piezas de la colección de Gonzalo Fernández-Pietro, compuesta por cerca de 3.000, a las que se suman mobiliario y retratos artesanos, abrirá sus puertas al público en general el próximo mes de septiembre. Hoy se llevó a cabo su inauguración oficial con el objetivo de iniciar su difusión y de convertirse en un punto de referencia.

Los visitantes de este espacio expositivo del centro histórico, junto a la iglesia de San Felipe Neri, podrán hacer un viaje por la historia a través de mobiliario, pintura, vidrio y cristal. Asimismo, en la parte trasera del edificio hay un gran jardín para esparcimiento del público.

Los responsables del museo dedicarán ahora los próximos meses a su difusión, dirigiéndose especialmente a los expertos en la materia, según informó a los periodistas el propietario de esta colección, que, como dijo, "llegué un día a este barrio por casualidad, vi esta casa por casualidad y me quedé".

"Después de ocho años de mucho sufrimiento, ya está funcionando", declaró este madrileño enamorado de Málaga, que colecciona vidrio desde que tenía ocho años y quien aseguró que las piezas que se traen a Málaga "son de digna mención".

Así, Fernández-Pietro destacó como una de sus joyas un oinochoe del Mediterráneo occidental; "es extremadamente rara porque se trata de un vidrio muy difícil de encontrar". También resaltó piezas de vidrio catalán del siglo XVI.

Señaló que, aunque el espacio "es reducido", poder estar en la antigua posada de San Felipe Neri, un edificio del siglo XVIII, en la plazuela del Santísimo Cristo de la Sangre, "da un encanto". "No queremos perder el sabor de la casa", apostilló, a lo que añadió que se trata de "una maravilla porque pertenecía a la clase media, siendo una de las pocas que hay en el sur de España".

Asimismo, el responsable de este museo afirmó que "la casa pertenecerá siempre al barrio de San Felipe, no hay ningún propietario", para lo que se acordará "el modo legal adecuado".

CRECIMIENTO

Fernández-Pietro confió en que el museo pueda crecer. Ante lo que el alcalde, Francisco de la Torre, que asistió a la inauguración, le animó y comentó que se le ayudará para que "sea una realidad lo más espléndida posible" y recordó que cerca de este espacio hay unos solares con unos hornos de cerámica de la época nazarí, por lo que "se buscarán fórmulas de colaboración para que sean parte de la historia de la cerámica en Málaga".

De la Torre, quien expuso que "hoy es un día muy hermoso" porque es la culminación de "tanto esfuerzo e ilusión", se mostró seguro de que este museo "será un impulso muy importante a la rehabilitación del barrio".

"La ciudad gana en su patrimonio, da un paso adelante muy importante y sobre todo vincula aún más a Málaga su deseo de seguir creciendo", manifestó el regidor malagueño.