El Museo Nacional de China celebra su centenario con polémica

  • El Museo Nacional de China, en el ala este de la Plaza de Tiananmen y que ha estado cerrado durante cuatro años para su renovación, celebra esta semana su centenario, y para la ocasión ha organizado una exposición de arte renacentista italiano que ha sufrido la censura de los medios oficiales chinos.

Pekín, 10 jul.- El Museo Nacional de China, en el ala este de la Plaza de Tiananmen y que ha estado cerrado durante cuatro años para su renovación, celebra esta semana su centenario, y para la ocasión ha organizado una exposición de arte renacentista italiano que ha sufrido la censura de los medios oficiales chinos.

Una de las obras más destacadas de esa muestra, el David-Apolo de Miguel Ángel (procedente del Palacio Bargello de Florencia), fue mostrada ayer, lunes, en un reportaje de la televisión nacional CCTV pero con los genitales pixelados, lo que ha causado protestas de muchos chinos a través de las redes sociales.

"Ahora la Venus de Milo tendrá que llevar un sujetador", ironiza un internauta chino en la red social Weibo, donde se han publicado más de 100.000 comentarios, muchos de ellos críticos, sobre el reportaje de CCTV.

La polémica ha empañado la exposición, dedicada al Renacimiento florentino y la mayor muestra de arte del país transalpino que llega a China, con obras de Miguel Ángel, Leonardo da Vinci, Botticelli y Rafael, procedentes del Palacio Piti o de la Galería de los Uffizi, entre otros lugares.

La exhibición es uno de los puntos fuertes de las actividades por el centenario del museo, que desde su renovación y reapertura en noviembre de 2011 presume de ser el más grande del mundo, con 200.000 metros cuadrados de exposición.

El presidente chino, Hu Jintao, felicitó en un mensaje oficial al museo por sus cien años de esfuerzos en proteger y mostrar la cultura china, urgiéndole a que "aumente sus colecciones".

El museo, inaugurado en julio de 1912 (un año después de la revolución que acabó con el régimen imperial), recibe unos 30.000 visitantes al día, y resume en sus salas los 5.000 años de civilización china.

Con todo, se considera que la mejor colección de arte chino no se encuentra en Pekín, sino en Taipei, la capital de la isla de Taiwán, ya que es allí donde se guarda, desde la guerra civil china (1945-49), la práctica totalidad de las piezas que se encontraban en la Ciudad Prohibida, el Palacio Imperial (a pocos metros del Museo Nacional pequinés).

El actual edificio del museo pequinés, construido en 1959, es de un estilo neoclasicista soviético similar al Gran Palacio del Pueblo que tiene enfrente (al otro lado de la plaza de Tiananmen).

Entre 1959 y 2003, el museo estaba dividido en dos partes, el Museo de Historia China y el Museo de la Revolución China (dedicado al periodo comunista), pero finalmente ambos espacios se fusionaron.