El Palacio de los Duques de Santoña, en la calle Huertas, será rehabilitado y acondicionado

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

El Palacio de los Duques de Santoña, un inmueble del siglo XVII situado en la calle Huertas, 13 y propiedad de la Cámara de Comercio, será rehabilitado y acondicionado para adaptarlo a la normativa contra incendios, hacerlo accesible a todos los colectivos y recuperar sus valores arquitectónicos y artísticos.

El Palacio de Santoña, cuyo Plan Parcial acaba de ser aprobado, se levanta sobre una parcela de 1.076 metros cuadrados de superficie y cuenta con 4.470 metros cuadrados construidos. El edificio consta de cuatro plantas sobre rasante, planta baja, sótano y semisótano. En estas dos últimas plantas hay actualmente instalaciones, archivos y servicios auxiliares.

Por su parte, en la planta baja están los accesos, recepción y oficinas, mientras en la primera planta se encuentra la parte más noble y singular del edificio: un salón de actos con 130 butacas, los salones Luis XV, Japonés y Turco, sala de espera, rotonda, salón comedor y galería alrededor del patio. Las plantas superiores están dedicadas a oficinas y a usos diversos.

La propuesta plantea la renovación del edificio respetando sus elementos protegidos, morfología, volumetría original y la configuración de su estructura. Incluye la puesta en valor de los salones de la planta principal, la cubrición del patio central mediante una cubierta ligera de vidrio con elementos móviles de apertura automática, una nueva distribución de la planta baja, acondicionamiento de la biblioteca, la remodelación de los espacios destinados a oficinas para mejorar su funcionalidad y la renovación de todas las instalaciones de servicios.

Tras las obras, el edificio será totalmente accesible a personas con dificultades de movilidad mediante la construcción de pasos, rampas y vías de evacuación, la adecuación de ascensores y la instalación de una plataforma a fin de alcanzar el vestíbulo principal de comunicaciones.

Así, la modernización de la sede de la Cámara permitirán "adecuar el edificio a las necesidades actuales de la entidad propietaria del inmueble, y recuperar elementos originales del mismo", indicó el primer edil, añadiendo que también se "pondrán en valor espacios deteriorados".

HISTORIA DEL EDIFICIO

La intervención pondrá el acento en el respeto a los valores históricos, artísticos y arquitectónicos del inmueble, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de Monumento en 1995, e incluido en el Catálogo de Edificios Protegidos con nivel 1 de protección grado singular. Además, con esta intervención se dará un paso más en la revitalización del casco histórico.

Proyectado por Juan Gómez de Mora en 1630, este inmueble fue reformado en 1731 por Pedro Ribera, quien mantuvo la estructura de palacio madrileño del siglo XVII, modificando la fachada y añadiéndole la imponente portada barroca de la calle del Príncipe que engarza la puerta y el balcón principal.

La reconstrucción del palacio, tal y como se conoce ahora, se llevó a cabo entre 1783 y 1784, según proyecto de Ignacio Thomas. Las obras se centraron principalmente en el interior y dieron al edificio un auténtico estilo palaciego: se abrieron las galerías del patio, creando accesos a los grandes salones de la planta noble, los salones principales se situaron en las dos crujías principales del inmueble, desapareció la torre y se construyó el vestíbulo y la escalera de honor.

En 1874 se transmitió el palacio al Duque de Santoña. Éste contrató al arquitecto Domingo de Inza, quien reformó y redecoró totalmente el interior del palacio, modificó las fachadas ampliando los vanos y construyendo una nueva portada en la calle de las Huertas similar a la de Ribera.

En 1933, la Cámara Oficial de Industria adquirió el edificio y encargó a Chueca Goitia en 1955, algunas obras de reforma y restauración que se llevaron a cabo en las galerías del patio central.