El Reina Sofía incluye a Goya en la modernidad

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

Sin discursos lineales o cronológicos, el director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel, presentó hoy la nueva ordenación de la colección basada en "microrrelatos" o en las múltiples "navegaciones" o lecturas que puede realizar el visitante. Y quizá lo más importante, la inclusión dentro de la colección del museo de una serie de obras de Goya que rompen el corsé en el que se situaba la modernidad pictórica.

Más de 1.000 obras expuestas, 500 de ellas nunca antes vistas, 38 salas y 7.500 m2, distribuidos entre los edificios de Sabatini y Nouvel, son las cifras del nuevo Reina Sofía, cuya 'botadura oficial' tiene lugar el jueves. El fin de semana del 29 al 31 de mayo, el Museo será gratuito para todos los visitantes.

A partir del viernes, el visitante que llegue al Museo será recibido por una nueva señalización electrónica y una disposición de las salas que gira en torno a tres ejes principales: los años 30, los años 60 y la actualidad, según explicó hoy el director del Museo.

Alrededor de estos tres ejes se estructuran una serie de conceptos en los que se interrelacionan los diferentes movimientos artísticos que "dialogarán" con otras formas de arte como la fotografía, el cine, la literatura o la danza.

DIVERSIFICACIÓN DE PÚBLICOS

Para describir esta nueva reordenación de la colección, Borja-Villel aludió al relato de las 'Mil y unas noches' en donde las múltiples narraciones se interrelacionan y aseguró que no es un recorrido "laberíntico" porque el visitante "podrá descubrir nueva formas de ver el Museo. Asimismo, Borja Villel explicó que se establecerá una "diversificación de públicos" en función del recorrido que elijan, guiados por una nueva señalización y otras herramientas.

Para el director del Museo Reina Sofía, este cambio en el museo, no es un punto y final sino el punto de partida para atender a "otras cartografías" y "nuevas maneras de entender el arte del siglo XX" con un museo "similar a una ciudad" en el que conviven diferentes comunidades.

Para Charo Peiró, conservadora jefa del Museo Reina Sofía, con esta reordenación de la colección, podremos disfrutar de una colección "muy viva" y "dinámica". Asimismo, el responsable del Reina anunció que habrá algunas salas "especiales" como la dedicada a Goya, otra a los años 80 y 90 y una que se centrará en el "momento actual.

LA IMPORTANCIA DE GOYA

Respecto a Goya, Borja-Villel señaló que sus lienzos son importantes en el Museo Reina Sofía no sólo para en situar "el origen de la modernidad" sino también para romper una "división administrativa que no tiene sentido dentro de la historia del arte". "Es fundamental que estén 'Los desastres de la guerra' de Goya en relación a las últimas manifestaciones artísticas", declaró.

A este respecto, Charo Peiró explicó a Europa Press que aunque el préstamo de los Goya por el Prado es sólo temporal (cuatro meses) se establecerán convenios con otras instituciones como la Biblioteca Nacional o la Academia de Bellas Artes para seguir albergando obras del artista aragonés.

NUEVA ADQUISICIONES

Preguntado por las nuevas adquisiciones, Manuel Borja-Villel señaló que esta forma de exponer la colección aclara las piezas que sería necesario comprar y las nuevas adquisiciones, permitirán que el Museo pueda crecer de forma "orgánica", siempre dependiendo del presupuesto, "porque puede que baje", reconoció el director del Reina. No obstante, subrayó que la colección es "excelente" en términos objetivos, aunque "siempre faltarán obras", confesó.

Por otra parte, al director del Reina Sofía le preguntaron si el Museo seguiría siendo conocido por "ser el Museo del Guernica" en el mundo, a lo que Borja-Villel respondió que el Guernica es un "icono que va más allá de esta u otra dirección del Museo" y añadió que Museos como el MOMA o el Pompidou tienen una colección importante "pero no tienen un icono".

ARRANQUE EN LA MODERNIDAD

Esta nueva manera de entender el arte arranca a finales del siglo XIX en la Planta 2 planteando los conflictos entre una modernidad dominante entendida como progreso y sus múltiples descontentos.

A continuación, en la Planta 4 se sitúa el arte de la posguerra que se alarga hasta principios de los 60 que el director del Museo Reina Sofía describió como un "canto de cisne de cierta modernidad" y que finalizan con una sala dedicada a Miró y Picasso. En esta parte de la colección se sitúa también el arte de España durante la dictadura.

De la planta 4 del edificio Sabatini pasamos al Nouvel donde se produce una "redefinición de los términos" según indicó Manuel Borja-Villel y en donde se exhiben la mayor parte de las obras nuevas. La Planta 0 del edificio Nouvel sería el final de este recorrido "conceptual" en donde se sitúan las obras que abarca desde la Transición hasta la actualidad.

Y para que esta reordenación sea sólo el principio de un gran cambio, Borja-Villel espera que se produzca el cambio de estatus en el 2010 y se conviertan en "agencia estatal" que servirá para "agilizar" y "dinamizar el Museo".