Los museos de Bellas Artes y Salzillo de Murcia son el tercero y undécimo menos visitados de España, según un estudio

Sólo cuatro de los 37 museos estudiados no están adaptados a las necesidades principales de las personas con discapacidad

MURCIA, 8 (EUROPA PRESS)

El Museo de Bellas Artes de Murcia (Mubam) es, con 27.265 entradas en 2008, el tercero menos visitado, sólo por delante del Museo de Bellas Artes de Álava y de la Biblioteca Museu Víctor Balaguer, mientras que el Museo Salzillo ocupa la undécima posición, con 48.334 visitas, según informaron fuentes de Consumer Eroski en un comunicado.

Así se constata en la actualización anual de la Guía Práctica de Museos de Bellas Artes realizada Consumer Eroski y que incluye las 37 pinacotecas más relevantes de nuestro país.

En cuanto a los precios, el Mubam es uno de los 11 centros con entrada gratuita, mientras que el Salzillo mantiene un precio de tres euros. Además, el estudio destaca que éste último tiene adaptadas sus instalaciones para la visita de personas con discapacidad.

Y es que, en la guía editada por Consumer Eroski se pone de manifiesto que uno de cada dos museos de Bellas Artes perdió visitantes en 2008, ya que de las 37 pinacotecas más relevantes, 19 registraron descensos de afluencia el pasado año. En este sentido, el Thyssen-Bornesmiza es el que registró un descenso mayor, un 20 por ciento respecto a 2007 (de 978.064 a 753.225, casi 225.000 visitas menos).

Otros descensos significativos fueron el registrado por el Guggenheim de Bilbao, con 51.594 entradas menos (un descenso del 5 por ciento); El Prado, con 22.400 visitas menos. Distinta es la evolución experimentada en el Reina Sofía, que pasó de 1.570.390 visitantes a 1.818.202, lo que representa un aumento del 15 por ciento.

Pese ello, El Prado sigue siendo el museo más visitado con un total de 2.629.961 usuarios. El Museo Picasso de Barcelona experimento también un incremento del 13 por ciento, pasando de 1.137.306 a 1.313.086 visitas, al igual que el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba), con un incremento de 156.704 usuarios más (de 492.854 a 649.558, un 24 por ciento por ciento más).

En términos porcentuales, sobresalen los incrementos vividos en los museos de Bellas Artes de Sevilla (un 62 por ciento, de 222.877 a 362.951) y el de Bellas Artes de Valencia (un 49 por ciento, de 180.625 a 269.169). Así, la asistencia a los 37 principales museos de Bellas Artes españoles apenas varió respecto al año anterior, ya que de los 14.287.961 visitantes registrados en 2007 se pasó a 14.439.974 en 2008 (un incremento de 152.012 entradas).

PRECIOS

El abanico de precios de estos 37 museos de Bellas Artes es muy amplio, de ahí que en uno de cada cuatro la entrada sea gratuita. Otros museos cobran la entrada como el Guggenheim (de 11 euros a 13 euros, en las grandes exposiciones temporales), cantidad que casi duplica a la de otros museos de referencia como El Prado, el Thyssen y el Reina Sofía, con 6 euros cada uno.

Sin embargo, pese a contar con las entradas más caras, el Guggenheim es el único de los grandes museos que en 2009 aumenta su precio, pasando de los 12,50 a 13 euros.

Como novedad, y ante la crisis económica, algunos museos optaron por la originalidad en el establecimiento de las tarifas de entrada. El Museo Artium de Vitoria puso en marcha la iniciativa 'Tú decides', donde el precio mínimo es de un céntimo de euro y el visitante decide, en función de lo visto, si paga más o no.

AUDIOGUÍAS

En cuanto a los servicios ofrecidos por los museos a sus visitantes, el informe de Consumer Eroski prestó especial atención a los elementos que permiten al usuario una contemplación más detallada y contextual izada de las obras de arte. Uno de esos elementos es el servicio de audioguía que sólo 15 de los 37 museos estudiados la ofrecen.

De este modo, seis de los 37 museos incluyen el servicio en el precio de la entrada, mientras que, en el resto, los precios por la audioguía varían entre los cuatro euros de la Fundación Joan Miró o el Museo Thyssen-Bornesmiza, y los tres 3,50 euros del Museo Nacional del Prado y el Reina Sofía.

Por otra parte, 33 de los 37 museos estudiados están adaptados a las necesidades principales de las personas con discapacidad. Los que no lo están son el Museo de Bellas Artes de Córdoba, el de Bellas Artes de Murcia -aunque se están efectuando los trabajos de mejora- y el Museo Sorolla, mientras que el de Bellas Artes de Girona tiene acondicionadas parte de sus salas.