Un reglamento obsoleto para un mundo digital


Los formatos digitales permiten un inmenso catálogo de libros al alcance de la mano (iStockphoto)

Los formatos digitales permiten un inmenso catálogo de libros al alcance de la mano (iStockphoto)

La Feria del Libro de Madrid no va a vender durante su próxima edición e-books ni contenidos para los mismos. Se trate de un mercado cada vez más en alza, pero el reglamento de la propia feria (PDF) no lo considera como parte del circuito oficial de editoriales y libreros que ocupan los distintos stands del Parque del Retiro de Madrid.

El propio reglamento de la Feria incluye entre los sujetos que no podrán participar a "libreros, editores, distribuidores y servicios de publicaciones de organismos oficiales e instituciones públicas que se dediquen principalmente a la venta, edición y distribución, respectivamente, de libros electrónicos o de libros que se publiquen por Internet”.

El director de la Feria del Libro, Teodoro Sacristán, ha reconocido que “si dentro de uno o dos años tiene sentido, en la Feria se venderán contenidos y el soporte electrónico se verá reflejado en el reglamento”.

Según Sacristán, el citado artículo, incluido hace varios años, está referido solamente a la ‘edición digital’, es decir; no se promocionarán en la Feria a aquellos autores “que editen única y exclusivamente en la Red”. De todos modos, "aún hay que esperar a que surjan avances en la autorización de derechos de autor para soportes digitales". El principal motivo que ha llevado a la Feria a excluir la edición digital de libros es que “no pertenecen a las asociaciones tradicionales” de libreros y editores y no forman parte de las distintas federaciones.

Poco reclamo del público

Para la división de los stands de la Feria se han seguido las peticiones recibidas desde la Federación de Gremios de Editores de España. Desde la misma no han recibido “ningún reclamo por parte de público y editoriales” para que se incluyeran los contenidos electrónicos en la edición de 2009.

A este tema se refiere el director de la Feria cuando menciona que mantuvieron “un pabellón hasta el año 95, ya que Planeta tenía una línea de investigación de libros electrónicos que abandonaron más tarde”. “Las grandes editoriales ya no estaban haciendo nada de eso, así que dejó de tener sentido mantener un espacio dedicado a contenidos digitales”, concluye.