López Aguilar dice que Mayor Oreja muestra su "incomprensión" de la vida al querer "humillarle" por sus caricaturas

El candidato socialista a las europeas presenta en Madrid un libro con un recorrido en viñetas por la política española reciente

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

El cabeza de lista de los socialistas a las elecciones europeas, Juan Fernando López Aguilar, lamentó hoy que el 'número uno' del PP a estos comicios, Jaime Mayor Oreja, pretendiera ayer "humillarle" aludiendo a su condición de caricaturista y de guitarrista y defendió que, con estas palabras, demostró "la línea divisoria" que hay entre ambos partidos y que el 'popular' adolece de una "incomprensión para ver ese otro lado del ojo que nos ve".

Ayer, en el primer debate que enfrentó a los candidatos de ambos partidos para las europeas, Mayor Oreja aseguró que creía que López Aguilar era "un buen caricaturista en el papel", pero le acusó de "hacer una caricatura de la realidad". Además, recordando los años de la transición y su lucha por "abrazar el régimen de libertades", el ex ministro del Interior apuntó que el socialista no lo recordaba porque entonces "quizá estaba aprendiendo a tocar la guitarra".

Hoy, durante la presentación en Madrid de un libro que recoge algunas de sus caricaturas desde el año 2000, López Aguilar reivindicó su "pasión" por la caricatura, que, en su opinión no debe estar enfrentada con la política, porque ambas pueden "darse la mano". "La caricatura es una pasión, la vida es una pasión, y no necesariamente trágica, como la pinta Mayor Oreja, no necesariamente como la de Semana Santa, que es la que seguramente pinta Mayor Oreja", afirmó el secretario general de los socialistas canarios.

En su opinión, que el dirigente 'popular' le "reprochara" su vertiente como caricaturista muestra "la línea divisoria" entre un partido y otro. "No lo dijo para elogiarme (...), pretendía humillarme", aseguró López Aguilar, para después defender que, con esto, también demostró su "incomprensión" para ver "todo ese manantial de ternura y de afecto y de interés por la realidad que pone de manifiesto la viñeta".

LAS VERDADERAS PASIONES NO ESTÁN EN LA POLÍTICA

El ex ministro de Justicia defendió que las "pasiones verdaderas" de la vida "están dentro de uno mismo" e invitó a "desconfiar" de aquellas personas "cuyas ambiciones estén sólo en la política". "Uno puede resultar que en la vida llegue a ser ministro, pero invito a desconfiar del que sólo aspira a ser ministro", insistió.

De hecho, López Aguilar aseguró que las personas a las que más admira "no están en la política" y reivindicó a esa "extraordinaria galería de viñetistas", que son "historiadores de España". Incluso llegó a decir que entre las experiencias "más gratificantes" de su vida no citaría haber acudido a "la entronización de Benedicto XVI" o a la boda de los Príncipes de Asturias, "que también", sino haber "estrechado la mano" de las personas que "retratan a diario" lo que ocurre en España.

En el acto, al que acudieron, entre otros, el presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, el secretario general del PSM, Tomás Gómez y el secretario de Movimientos Sociales del PSOE, Pedro Zerolo, López Aguilar reconoció que ha dibujado "toda la vida", aunque en ocasiones le trajo problemas.

En concreto, recordó las reprimendas de los profesores y los curas cuando estaba en la escuela, pero también las referencias a sus dibujos que recibió en el Parlamento de Canarias, cuando se le acusaba de estar "distraído" y de "dibujar machanguitos", en una actitud que retrata al que "es incapaz de comprender que se puede seguir la realidad apasionadamente" y dibujar.

De hecho, gran parte de las viñetas que recoge el libro presentado hoy se crearon de forma improvisada en sesiones del Parlamento, reuniones del Consejo de Ministros o viajes. La obra consta de dos partes, una primera sobre la segunda legislatura de Aznar plagada de caricaturas sobre el ex presidente y sus ex ministros, y otra sobre las dos legislaturas de Zapatero, en la que los socialistas y el "cambio" que llevaron a España asume el protagonismo.

ZAPATERO AGRADECE LAS CARICATURAS

El libro está prologado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien defiende que el humor "cuando es inteligente, puede convertirse en un vehículo imparable de comunicación" y asegura que los caricaturistas "hacen un favor" a los políticos, ya que "al exagerar" sus defectos y tics les "simplifica" e incluso les "deforma un poco", pero también les "humaniza".

El jefe del Ejecutivo destaca que estas caricaturas "proceden del interior de ese mundo aparentemente tan endogámico como es el de la política", pero subraya que, a pesar de esto, la mirada de López Aguilar aparece "sin complacencia, con toda la carga de sátira que se le supone al género y en la que no hay distinciones ideológicas". Finalmente lamenta que los periódicos "han perdido un gran caricaturista", pero dice que a cambio España "ha ganado un gran político".