Brasil se resiste a decir adiós al carnaval en el día de la vuelta al trabajo

  • Bogotá, 25 feb (EFE).- Este miércoles de Ceniza fue un día para hacer balance del carnaval y regresar al trabajo para muchos latinoamericanos, aunque en Brasil las comparsas se resistieron a decir adiós a la fiesta y volvieron a salir a las calles.

Brasil se resiste a decir adiós al carnaval en el día de la vuelta al trabajo

Brasil se resiste a decir adiós al carnaval en el día de la vuelta al trabajo

Bogotá, 25 feb (EFE).- Este miércoles de Ceniza fue un día para hacer balance del carnaval y regresar al trabajo para muchos latinoamericanos, aunque en Brasil las comparsas se resistieron a decir adiós a la fiesta y volvieron a salir a las calles.

Animadas por el famoso músico Carlinhos Brown, las celebraciones prosiguieron hoy especialmente en Salvador (noreste), la ciudad con mayor porcentaje de población afrobrasileña del país y donde el carnaval generalmente dura una semana.

La extensión del carnaval en Salvador se ha convertido en una tradición, pese a las críticas de la Iglesia católica local, que infructuosamente intenta convencer a las autoridades de que prohíban las fiestas en el miércoles de Ceniza, que marca el comienzo de la Cuaresma.

En Río de Janeiro, casi 24 horas después de la conclusión de los desfiles de las principales escuelas de samba, algunas comparsas también prolongaron hoy la fiesta callejera.

Pese a que los brasileños supuestamente regresan hoy a sus actividades normales, varios "blocos" (comparsas vecinales) como "Me besa que soy cineasta", "Llave de oro", "Placeres de la vida" y "Mi bien, no vuelvo más" programaron sus desfiles para este miércoles.

Hoy se conoció que la escuela de samba Académicos de Salgueiro fue la ganadora del Grupo Especial del Carnaval de Río de Janeiro, tras una sequía de títulos de 16 años, por el desfile presentado en el Sambódromo sobre el tambor como instrumento musical y sagrado de diferentes culturas.

Salgueiro, que desfiló en la noche del lunes y fue recibida a gritos de "campeona", recreó la historia del tambor con ocho carrozas y 4.200 bailarines vestidos de fantasía.

Esta escuela, que el año pasado había sido segunda, detrás de Beija-Flor, recibió 399 puntos de un total de 400 posibles en las diez categorías examinadas por los jurados.

Con el carnaval ya casi olvidado, los bolivianos se dedicaron hoy a hacer balance de los muertos y heridos que dejaron a su paso los cuatro días de intensa fiesta.

Según fuentes policiales, al menos 73 personas fallecieron en Bolivia durante el carnaval, 11 más que el año pasado, la mayoría (31) en accidentes de tráfico provocados por el exceso de alcohol.

Entre los fallecidos está el general Antonio Pardo, un ex alto mando de la Policía boliviana, que murió el pasado sábado en un accidente de tráfico.

En el carnaval boliviano, una de las fiestas más participativas del país y que concluyó ayer con una ofrenda a la "pachamama" (madre tierra en aimara) para pedir prosperidad, hubo también más de 230 heridos en diversos accidentes y hechos violentos.

También fue hoy un día de evaluaciones para Venezuela, donde los accidentes de tráfico disminuyeron un 41,81 por ciento y las muertes a causa de ellos se redujeron un 40,86 por ciento durante las celebraciones, según el ministro del Interior, Tarek El Aissami.

En una rueda de prensa, el ministro precisó que entre el viernes y el martes pasado se registraron 1.698 accidentes de tránsito, con un saldo de 55 personas muertas.

El Aissami destacó que la reducción del número de accidentes y de fallecidos se debió, principalmente, al operativo de seguridad del Gobierno, con 122.000 funcionarios de distintos cuerpos del Estado movilizados, alcoholímetros y herramientas para regular la velocidad en las carreteras y autopistas.

En Haití, el saldo oficial de víctimas vinculadas a los festejos del carnaval fue de un muerto y 540 heridos, informaron hoy fuentes de la Policía.

Las celebraciones fueron resguardadas por la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (MINUSTAH) y el ministro de Cultura y Comunicación, Olfen Jan Julien, ofreció un balance positivo de la participación popular.

Jan Julien llamó a profesionalizar la organización del carnaval para evitar los tediosos retrasos de carrozas y comparsas, y pidió estudiar la rentabilidad económica de la fiesta para que pueda ser decretada oficialmente como patrimonio cultural y material del país.

En la isla Martinica, en el Caribe, no hubo adiós al carnaval, pero tampoco bienvenida, ya que las celebraciones se suspendieron este año por los disturbios y protestas por el encarecimiento de los precios y los efectos de la crisis económica.