CASTILLA LA MANCHA.-La Filmoteca de Albacete presentará hoy el recuperado libro de memorias de Pepe Isbert

ALBACETE, 25 (EUROPA PRESS) La Filmoteca de Albacete, dependiente de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Albacete, ha decidido recuperar, en colaboración con las Fundaciones Auno y Aisge, "Mi vida artística", un libro de memorias que escribió Pepe Isbert (1886-1966), el protagonista de "Bienvenido Mr. Marshall", "La gran familia" o "El verdugo", cuando ya se sabía gravemente enfermo, poco tiempo antes de morir. Su hija María Isbert y su nieto, Tony Isbert, participarán, junto a la presidenta de la Fundación AISGE, Pilar Bardem, y el actor Emilio Gutiérrez Caba, hoy, a las 20.30 horas, en la sede de proyecciones de la Filmoteca, el cine Capitol, en la presentación de esta nueva edición del libro, que vio la luz en 1967 con una difusión modesta, y que renace ahora en una versión corregida y puesta al día, informan la Filmoteca y la Fundación Auno en nota de prensa. El artista, muy vinculado a Tarazona de la Mancha, relata desde su infancia --cuando le decían "Obispillo" y el padre del dramaturgo Jacinto Benavente le salvó de morir por meningitis-- hasta sus años de gloria tras la Guerra Civil, en que participó en muchos de los grandes títulos de nuestra cinematografía. ISBERT Y EL CINE ESPAÑOL Pepe Isbert dividió el repaso de su vida en 18 capítulos. En ellos da cuenta de los primeros grandes clásicos del cine español sonoro, como "Aventura" o "El bailarín y el trabajador", y asume su posicionamiento político en los peores días de la contienda civil: "yo, personalmente, me adhiero a cualquier régimen que significa orden, trabajo y respeto a mi religión", dice en el libro. La película "Bienvenido Mr. Marshall" y sus entresijos son otro capítulo completo del libro, en el que el artista asume, con resignación y buen humor, la decadencia final: "Aunque echo mucho de menos mi trabajo, mi libertad, mis paseos al aire libre y mis tres o cuatro cajetillas de cigarrillos y mis puros". Su religiosidad y bonhomía le permiten bromear ante las visitas que le preguntan por su salud. "¿Mi salud? No está. Ha salido". El volumen cuenta además con un prólogo especial de Javier Cámara, gran admirador de Isbert. "El señor Isbert era católico y sentimental. No diré que era feo, porque no puede ser feo alguien que inspira tanta ternura", escribe el actor de "Hable con ella" o "Los girasoles ciegos".