Antonio Banderas cree injusto hablar de falta de talento en el cine español

  • Málaga, 21 abr (EFE).- El actor Antonio Banderas ha afirmado hoy que no le parece "justo" que se hable de falta de talento en el cine español y ha subrayado que en España "se ha demostrado que hay talento, y especialmente en los últimos años gente de aquí lo ha demostrado a nivel internacional".

Antonio Banderas cree injusto hablar de falta de talento en el cine español

Antonio Banderas cree injusto hablar de falta de talento en el cine español

Málaga, 21 abr (EFE).- El actor Antonio Banderas ha afirmado hoy que no le parece "justo" que se hable de falta de talento en el cine español y ha subrayado que en España "se ha demostrado que hay talento, y especialmente en los últimos años gente de aquí lo ha demostrado a nivel internacional".

Al preguntársele por las palabras del escritor Juan Marsé sobre la falta de talento en el cine español, Banderas ha expresado su "respeto" hacia el escritor, y ha recordado que trabajó en una adaptación de uno de sus libros, "Si te dicen que caí", dirigida por Vicente Aranda, "que era una buena película y tenía talento, y fue uno de los mejores trabajos de Victoria Abril".

"No sólo se ha demostrado el talento en festivales, sino en un mercado muy complejo como el de los Estados Unidos, y hablo de Javier (Bardem), Penélope (Cruz) o Pedro (Almodóvar)", ha añadido Banderas, que ha presentado en el Festival de Cine Español de Málaga el rodaje de la película "Día roto", de Néstor F. Dennis, en la que participa como productor.

Respecto a las críticas al sistema de subvenciones en el cine, ha apuntado que "es muy fácil y maniqueo decir eso, porque la gente piensa que los dineros que se ofrecen van al actor y al director y no es así, porque la industria del cine son muchísima gente y la mayoría no son trabajadores artísticos, sino electricistas, carpinteros, pintores o chóferes".

Considera que el actual sistema "obviamente hace aguas, plantea polémicas y controversias y habría que buscar fórmulas para que el dinero no sólo viniera del erario público y del contribuyente".

Para Banderas, que ha conversado estos días en Málaga con la nueva ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, se abre "una esperanza, porque ella viene del mundo del cine".

Entre sus próximos proyectos destaca el rodaje a las órdenes de Woody Allen, para lo que estará el 24 de julio en Londres, aunque no puede decir nada del proyecto porque se lo han prohibido y sólo ha podido leer del guión su parte, ya que "así lo quiere el maestro (Allen) y ni una protesta con un personaje como él".

Otro proyecto era el de la película sobre Dalí dirigida por Simon West, que se está retrasando "por un problema que no es de financiación y que hay que resolver".

"El final de la película plantea lo que creemos que es la realidad de lo que le ocurrió a Dalí, que fue prácticamente secuestrado los últimos siete años de su vida, se utilizó que estaba en una situación muy difícil, con un Parkinson muy galopante, y fue obligado a firmar miles de papeles litográficos en blanco", ha dicho el actor malagueño.

Según Banderas, "hay gente a la que no le gusta esto y hay que arreglar estos problemas" para impulsar este proyecto que se iba a iniciar en mayo pero que se ha pospuesto "por un tiempo indefinido".

Aunque se solucionara el proyecto de Dalí, el actor malagueño tiene un problema de fechas, por el compromiso con Woody Allen, a continuación con Luis Mandoqui para adaptar la novela "La hija del ruiseñor" y después otra cinta con Robert Duvall y Sharon Stone.

Lo siguiente podría ser su proyecto de Boabdil, "si la financiación se arregla", y de lo contrario le han ofrecido "Zorba el Griego" en Broadway y "posiblemente" lo aceptará, porque le "apetece mucho" volver a hacer teatro.

Por último, respecto a su deseo de crear en Málaga un teatro para la formación de jóvenes actores, ha explicado que "quería un 'Actors Studio', una iglesia vieja y dotarla de la gente y el contenido que merecía, y eso sigue en mi cabeza".

Sin embargo, "eso se disparó a un macroproyecto que se escapaba de las manos y empezaba a perder el sentido puramente teatral para convertirse en un mausoleo con tres teatros, centro de documentación teatral, y centro de audiovisuales" de un nivel para el que él no tiene "tiempo".