Catarina Wallenstein, musa protagonista de los cien años de Manoel De Oliveira

  • Lisboa, 16 may (EFE).- La actriz portuguesa Catarina Wallenstein puede presumir de haber protagonizado con solo 22 años un filme que quedará en la memoria del cine, "Singularidades de uma rapariga loira", realizado por el maestro Manoel De Oliveira a sus 100 años.

Catarina Wallenstein, musa protagonista de los cien años de Manoel De Oliveira

Catarina Wallenstein, musa protagonista de los cien años de Manoel De Oliveira

Lisboa, 16 may (EFE).- La actriz portuguesa Catarina Wallenstein puede presumir de haber protagonizado con solo 22 años un filme que quedará en la memoria del cine, "Singularidades de uma rapariga loira", realizado por el maestro Manoel De Oliveira a sus 100 años.

"Trabajar con él fue muy importante, sin duda, una oportunidad de aprendizaje", aseguró en una entrevista a EFE la joven promesa de la interpretación lusa, quien encarna en la película a la misteriosa Luisa, personaje que esconde un imperdonable secreto.

"Singularidades de uma rapariga loira" ("Peculiaridades de una chica rubia") es una adaptación de un cuento del escritor portugués Eca de Queiroz (1845-1900) y narra una historia de amor frustrado entre un joven oficinista y una misteriosa chica rubia.

"(De Oliveira) Dirige de una forma extraña, porque no interfiere en el aspecto emocional del personaje, aunque en el fondo te dirige meticulosamente, en la mirada o los gestos", contó Wallenstein.

"Yo estaba en París y me llamaron para decirme que me quería en la película, pero me quería rubia y con los ojos azules", evocó con entusiasmo la actriz, cuya dulzura enigmática convenció al director portugués más internacional para protagonizar la obra.

La película, una producción hispanolusa que ya se exhibió en la última edición de la "Berlinale" y saldrá al extranjero, primero a los cines españoles, a finales del presente año, transporta al espectador a la melancolía de Lisboa y adapta fielmente la irónica obra de Eca de Queiroz.

Wallenstein comenzó su carrera muy pronto -hizo varias series de televisión cuando era una adolescente- y rápidamente se hizo un nombre en el panorama cinematográfico de Portugal.

Parte de su éxito se debe a su auto exigencia por mejorar, que la hizo crecer rápidamente: "siempre hay cosas que se pueden cambiar dentro de nuestro trabajo, porque la evolución surge con la experiencia de vida", declaró.

La actriz actuó recientemente en la cinta lusa "Amor de Perdicao", de Mario Barroso, que se basa en la obra homónima de otra gran figura de las letras portuguesas, Camilo Castelo Branco (1825-1890), y en este momento acaba de finalizar "La vida privada de Salazar", teleserie sobre el dictador luso Antonio de Oliveira Salazar.

"Me gustaría trabajar en películas en los que tenga que creer, pero considero que lo más importante es ir poco a poco", explicó.

Bastante conocida en su país, Wallenstein desea trabajar en el extranjero, pero defiende la industria cinematográfica portuguesa y considera que lo tiene todo para realizar "buenos" trabajos.

"Hay que educar a más público, porque las personas creen poco en lo que producimos. Tenemos poca autoestima", se lamentó.

Su familia tiene estrechos vínculos con el mundo del arte y el espectáculo, ya que sus padres se dedican a la música y su tío, José Wallenstein, es un famoso actor portugués.

"He estudiado música desde pequeña y no me puedo despegar de ella", reveló, aunque, a pesar de haber probado con géneros como el fado o la "bossa nova", su carrera está encaminada a la interpretación.