Cine catalán.- Productores y distribuidores aplauden la ley pero con matices

BARCELONA, 20 (EUROPA PRESS)

Los representantes de las productoras Filmax Entertainment y Benecé Produccions y de la distribuidora de cine europeo Baditri Distribució aplaudieron hoy las bases de la ley del cine catalán redactadas por la Conselleria de Cultura de la Generalitat, pero recriminaron que usara datos de 2007 cuando los de 2008 ya eran públicos y que no promueva la libertad de creación artística.

Las declaraciones se hicieron en una mesa redonda titulada 'Implicaciones y compromisos. Actitudes y posiciones en los diferentes actores audiovisuales', organizada dentro de la jornada sobre la ley del cine catalán en el campus de Comunicación de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona.

"Los espectadores de determinadas películas catalanas que se citan, no existieron. Las películas, lo dudo", aseguró Toni Badimon, de la distribuidora Baditri, para quien no solo se han falseado estos datos de recaudación, sino que hay unos poderes "oligárquicos foráneos con mucha" influencia en Catalunya.

La "oligarquía" llega además al propio sector cuando las grandes distribuidoras lo ejercen sobre los exhibidores, y estos, sobre las distribuidoras independientes como la suya, aseguró.

"Adelante" con la ley, pidió Badimon ante el secretario de Cultura de la Generalitat, Eduard Voltas, y si el representante del Govern aseguró que les "preocupa especialmente" que las cuotas de distribución puedan cargar "insoportablemente" al pequeño distribuidor catalán, Badimon especificó que el segundo doblaje que se les pedirá por ley incrementa en un 20 por ciento los costes del lanzamiento de un título.

El representante de Filmax, Julio Fernández, aseguró que "tal cual" está planteada la ley del cine catalán propiciará la creación de productos cinematográficos de "clara dificultad" comercial, y pidió que fomente la libertad de creación artística.

Asimismo, Fernández consideró que se necesitan distribuidoras fuertes, que posean cine europeo pero también americano para poder competir con las de Estados Unidos y echó en falta que una empresa como Filmax se vea identificada con una ley de la que depende "su futuro".

El representante de Benecé, Xavier Atance, aseguró que bajo el discurso de las 'majors', reticentes a doblar o traducir las películas también al catalán, se esconde "el desprecio hacia los países que han decidido doblar" los filmes por circunstancias históricas, como es el caso de España.

Además, detalló que de media una producción cinematográfica es cuatro veces más cara que una teatral, y que sin embargo pasan fugazmente por los cines mientras que "a nadie" se le ocurriría tener un montaje teatral solo una semana en cartel.