Cine catalán.- Tresserras está escuchando "impresiones" de las 'majors' pero no negocia la ley

Etiquetas

BARCELONA, 24 (EUROPA PRESS)

El conseller de Cultura y Medios de Comunicación, Joan Manuel Tresserras, aseguró hoy que no se está negociando con las 'majors' la futura ley del cine catalán, sino que la conselleria está recibiendo sus "impresiones" para luego ofrecerles una propuesta que deberá desembocar "antes de verano" en un proyecto de ley.

Tresserras hizo hoy estas declaraciones al término de la presentación de la guía de producción audiovisual de la Barcelona/Catalunya Film Comission, y recalcó que las conversaciones se están haciendo de forma "extremadamente democrática" con todos los colectivos del sector cinematográfico.

Un equipo de trabajo de la conselleria mantiene reuniones periódicas con representantes de "todos" los implicados, y el propio conseller estuvo en la primera ronda de encuentros, que fue "larga, intensa y cordial".

"Había una representación de las 'majors'. No querría hacer juicios de valor", respondió Tresserras al preguntársele sobre la predisposición que tienen las 'majors' a acatar sus peticiones, como la de doblar o subtitular al catalán la mitad de las películas que se estrenen en Catalunya.

En este sentido, el conseller pidió "un margen" para que todas las partes puedan trabajar y conseguir unos resultados "en poco tiempo".

Tresserras reconoció que su equipo y el de las 'majors' tenían "puntos de partida diferentes", y que su objetivo ahora es esforzarse por explicar que el negocio "podría ir mejor", que la ley es "para ayudar al sector", va "a favor del negocio" y pretende facilitar la migración al formato digital. "No es para complicarle" el trabajo a nadie, recalcó.

ENCUENTRO CON LA MINISTRA

Hace unos días, según dijo Tresserras, mantuvo un encuentro con la nueva ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, "que ya se había pronunciado en términos favorables" sobre la futura ley del cine catalán.

Sinde le aseguró que se seguirán haciendo las reuniones bilaterales, cada dos o tres meses, que se iniciaron en la etapa final de su predecesor, César Antonio Molina, y que servían para coordinarse con la conselleria y no interferirse en sus negociaciones con el sector cinematográfico.

Tresserras aprovechó para asegurar que su relación con Molina fue "muy sólida" a pesar de lo que a veces "pudiese parecer". A González-Sinde también le ha hecho llegar reivindicaciones históricas, como la del traspaso del Museu Arqueològic de Tarragona.