Claudia Cardinale: "En el cine he utilizado la misma estrategia que con los hombres: decir no y no, y volvían a por mí"

Habla de sus orígenes a través de imágenes y textos en el libro 'Mi Túnez', país en el que nació y vivió hasta lograr el éxito en cine

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

Claudia Cardinale, "tunecina de nacimiento, de cultura francesa y pasaporte italiano", visita estos días Madrid para presentar su libro 'Mi Túnez', un paseo por sus orígenes a través de imágenes y recuerdos. La que fuera 'la novia de Italia' recordó cómo fueron sus inicios en el cine y cómo llegó su salto al estrellato. "En el cine he utilizado la misma estrategia que con los hombres: decir no y no, y volvían a por mí", afirmó.

La actriz, que presentó hoy en rueda de prensa este libro publicado por Ediciones Timeo, y que hará un encuentro público mañana por la tarde en la Feria del Libro de Madrid, subrayó que su salto al cine "fue un incidente". En su Túnez natal soñaba con ser maestra y enseñar en el desierto. "Eso es con lo que soñaba la pequeña Claude (su verdadero nombre)".

El cine, aseguró, vino a ella a fuerza de decir "no, no y no". "Cuando el cine vino a mí mi estrategia fue como con los hombres: decirles que no, y así volvían otra vez a por mí", recordó Cardinale, quien ya, más en serio, apuntó que ganó la batalla gracias a su fuerte carácter.

"Empecé a trabajar en el cine en Italia y no sabía ni el idioma. Así que desistí y volví a Túnez... Y, otra vez, el cine vino a por mí", afirmó la actriz, que ha participado en producciones como 'El gatopardo', 'Rocco y sus hermanos' o 'La pantera rosa', entre otras muchas películas.

Hasta los 17 años vivió en Túnez junto a su familia, tres generaciones de tunecinos. "Vivía sin saber qué me depararía el destino", continuó la actriz, que habló en francés e italiano y chapurreó algunas frases en español.

Se definió a sí misma como "una vieja actriz del mundo" ("he viajado muchísimo por todos los países") ya que lleva más de 50 años dedicada al cine y aún tiene muchos proyectos. "Sigo teniendo la misma energía. Me gusta mi trabajo, viajar, estar siempre en movimiento, con la maleta a cuestas", detalló la actriz, quien no quiso hablar de política ("soy diplomática", dijo).

"EL CINE ANTES ERA UN SUEÑO"

Sí reconoció que el cine que se hace ahora no tiene nada que ver con la época dorada del sector en los años 50 o 60. "Antes, el cine era un sueño, una gran aventura. Ahora es negocio", consideró. Sobre el "resurgir" del cine italiano, Cardinale, que ha trabajado a las órdenes de Luchino Visconti o Federico Fellini, matizó que "antes había más coproducciones que permitían que las películas se vieran fuera".

Cardinale, quien tras aparecer en una imagen con "un velo al viento" fue cuando "llegaron los grandes directores del cine italiano", también habló de su buena relación con las estrellas de Hollywood. "Estuve en Los Ángeles y Paul Newman me dejó su casa y Steve McQueen venía a Roma a probar su Ferrari", recordó, señalando que "muchos hombres" han rodeado su trabajo pero ninguno logró casarse con ella. "Nunca caí en sus trampas".

Entre sus sueños, Cardinale tiene el de seguir trabajando y viajando mucho. Quizá algún día se compre una casita en Túnez, país al que sigue muy unida pese a que viva en París. "Lo más bello de Túnez es su naturaleza: el desierto, las estrellas, el silencio, la arena, su perfume; y su comida", concluyó la actriz, que en su visita a España no quiso perder la oportunidad de decir que Penélope Cruz es "una formidable actriz".