'No sé decir adiós', un drama sobre la complejidad de las relaciones familiares y miedo a la muerte


MÁLAGA|
'No sé decir adiós', un drama sobre la complejidad de las relaciones familiares y miedo a la muerte

'No sé decir adiós', un drama sobre la complejidad de las relaciones familiares y miedo a la muerte MÁLAGA | EUROPA PRESS

La cinta está protagonizada por Juan Diego, Lola Dueñas y Nathalie Poza

'No sé decir adiós', del director Lino Escalera, es el drama familiar que ha abierto la jornada de este lunes en la 20 edición del Festival de Málaga. Cine en Español. El largometraje, que va a concurso, se sumerge en la complejidad de las relaciones familiares entre un padre y sus dos hijas con la enfermedad y la muerte como trasfondo.

Así lo ha explicado el realizador de la cinta, Lino Escalera, en rueda de prensa junto con los actores Juan Diego y Nathalie Poza, protagonistas de la película junto con Lola Dueñas, así como el guionista Pablo Remón y los productores Damián París y José Carlos Conde.

Carla (Nathalie Poza) recibe una llamada del pueblo de Almería en el que se crió: José Luis (Juan Diego), su padre, con el que mantiene una difícil relación, está muy enfermo. Carla se niega a afrontarlo y decide por su cuenta llevarle a Barcelona, donde está segura que conseguirá curarle. Las tensas relaciones y los choques entre Carla, su hermana Blanca (Lola Dueñas) y su padre desatarán conflictos y emociones ocultas.

El director ha señalado que pretendía hablar sobre "cómo funcionan esos complejos lazos afectos que nos unen con nuestros padres, hijos, hermanos... y sumergirnos en cómo funcionan esos códigos de comunicación", todo ello con la muerte acechando. Se trata de un padre y una hija, ambos "enfermos", uno de manera física y la otra emocional, que se embarcan en "una huida hacia adelante para escapar de la muerte", ha añadido.

Para el guionista, lo que le interesa de esta historia es la posibilidad de "hablar de algo que me resulta difícil, como son las emociones". "Justo se acababa de morir mi padre y dije lo voy a contar", ha confesado, agregando que hacerlo fue "un poco catártico". "El momento más feliz fue el de escribir el guion. Ya no tengo que contar esto más en la vida", ha dicho. También ha asegurado que el último tercio de la película lo escribió "en estado sonámbulo y no quería tocarlo".

La muerte ronda casi todos los planos de la película y los personajes "huyen de esa realidad", según Escalera. "Son espectros en su propia vida, están despegados de ella", ha agregado. Por su parte, Remón ha señalado que a la persona que muere no la vuelves a ver, "lo único que queda son fotografías y nos parecía que el cine es muy potente para eso". "Durante una hora y 45 minutos hemos estado viendo los últimos momentos del personaje", ha indicado.

El miedo a la pérdida y a mostrar las emociones también queda patente en el largometraje. "Eso obliga a los personajes a desempolvar sus roles de padre e hija, con lo que ello conlleva. Hay miedo a lidiar con la emoción, el amor, con la rabia que tienen acumulada y eso les hace huir. Tienen miedo a lo que significa la despedida", ha dicho el realizador.

Sobre el personaje de Nathalie Poza, ha indicado que es una "superviviente". "Me fascina que es un personaje que tiene una capacidad muy fuerte de negar la realidad y de acorazarse ante las adversidades y esto es lo que más me interesa de este tipo de mujer. Son supervivientes, son muy duras", ha apuntado.

Por su parte, Remón ha señalado que ver a una mujer protagonista de 40 y tantos años "no debería ser raro". También ha confesado que al escribir los personajes de las dos hermanas fue "bonito" porque "te puedes poner en el lugar del otro", aunque ha dicho que no fue fácil. "Confiaba en Lino en que no sonara como un hombre hablando", sino como "una mujer de verdad", ha añadido.

PERSONAJES

Cuestionada sobre cómo ha afrontado el personaje de Carla, Nathalie Poza ha señalado que lo importante era "dejar salir la historia" y ha dicho que mucha gente se habrá sentido identificada con su personaje. "Mi padre falleció hace siete años, todos sabemos lo que es el cáncer y tenemos la idea de que tu padre es indestructible y que no se va a ir, aunque tengas una relación de incomunicación en el lenguaje", ha apuntado.

En este sentido, ha confesado que la historia le "tocaba mucho", pero que la idea era "ser fiel a ella". Para ello, trabajó mucho el guion, ya que es un personaje que "tiene muchos silencios", pero que en algunas escenas "habla mucho y da muchas pistas de lo que le pasa", ha señalado. Además, ha destacado tener "la inmensa fortuna" de contar con "los mejores actores cerca". "El casting es exquisito y Juan (Diego) ha sido el padre de todo el equipo porque tiene una energía arrolladora", ha añadido.

Igualmente, ha asegurado que interpretar a Carla ha sido "un paso adelante" en su carrera y "posiblemente el viaje más intenso y privilegiado que no esperaba encontrarme a estas alturas". "Ha sido un disfrute poner toda la experiencia y toda la pasión y las ganas de interpretar en una película con un personaje tan completo", ha aplaudido, añadiendo que espera que haya "muchos más así".

Asimismo, Juan Diego ha señalado que el "logro" de 'No sé decir adiós' está en "cómo nos llega" la película, ya que tiene muchos destinatarios porque "a todos se les ha muerto alguien". "Hay una cosa en común --en todos-- que es la desaparición de alguien y del dolor", ha dicho. "Un guion de cine es un guion de vida y de muerte y de amor", ha señalado.