Director español Calixto Bieito estrenará ópera "Pepita Jiménez" en Argentina

  • El "enfrentamiento entre erotismo y religión" será el eje central de la ópera "Pepita Jiménez", adelantó hoy en Buenos Aires el director español Calixto Bieito, que estrenará su versión de la obra de Isaac Albéniz en Argentina el próximo 28 de octubre.

Buenos Aires, 15 oct.- El "enfrentamiento entre erotismo y religión" será el eje central de la ópera "Pepita Jiménez", adelantó hoy en Buenos Aires el director español Calixto Bieito, que estrenará su versión de la obra de Isaac Albéniz en Argentina el próximo 28 de octubre.

Bieito reconoció que desde hacía tiempo quería llevar a escena "la España gris de los sesenta y setenta y ese enfrentamiento muy español entre el erotismo y la religión, la represión sexual" y encontró esa oportunidad en "Pepita Jiménez", su primera ópera española.

La obra es una revisión de la ópera que Albéniz estrenó en Praga en 1896 basada en la novela homónima de Juan Valera y será cantada en inglés, idioma en que fue escrito el libreto original de Money-Coutts.

Uno de los grandes retos del montaje es la escenografía, que incluye una gran construcción de nueve metros con 28 roperos que abren y cierran sus puertas.

"Es una metáfora de España, un armario cerrado que se abre y en él aparecen recuerdos", indicó Bieito, quien censuró que en España "se impongan leyes de silencio que no ayudan a casi nada".

El director burgalés adelantó que la ambientación está inspirada en las películas del director español Luis Buñuel y en el largometraje "La tía Tula", de Miguel Picazo.

El elenco está encabezado por la soprano de origen alemán Nicola Beller Carbone, en el papel de Pepita Jiménez, y el tenor madrileño Enrique Ferrer, que interpreta al joven seminarista don Luis de Vargas.

Se trata de su segundo trabajo en Argentina, tras el éxito cosechado en 2010 con su adaptación de "La vida es sueño", de Calderón de la Barca, en el Teatro San Martín de Buenos Aires.

Bieito, galardonado en 2009 con el Premio de Cultura Europeo por "su aportación innovadora a la cultura europea", es uno de los directores de escena más reconocidos internacionalmente.

Sus provocativos montajes, como los de "Don Giovanni" y "Un ballo in maschera", han despertado admiración y escándalo a partes iguales.